Wayne S. Smith

Wayne S. Smith


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La Revolución Cubana, que triunfó el 1 de enero de 1959, prometió acabar con la discriminación y brindar igualdad de oportunidades a los negros. Sin lugar a dudas, se lograron grandes avances. De hecho, a los negros se les dio igual acceso a la educación a través del nivel de posgrado. La discriminación en el lugar de trabajo se redujo considerablemente. Sin embargo, como señalaron los de Tato Qui, la política oficial era una cosa, lo que sucedía era otra. Algunos gerentes y funcionarios simplemente no estaban de acuerdo en que los negros debían ser tratados por igual y sus prejuicios personales los llevaron a dar preferencia a los blancos.

Los negros tampoco estaban representados proporcionalmente en el gobierno. Todavía no lo son. En un principio, esto podría explicarse como una cuestión de rezago cultural o educativo. Sin embargo, cuarenta años después del triunfo de la revolución, esa explicación se ha debilitado.

Sin embargo, a finales de los años ochenta, los negros habían logrado avances significativos. Un porcentaje creciente se había convertido en profesionales, ascendiendo a la cima en el ejército y ganando un gran prestigio en los deportes, las artes, la música, la danza, el cine y la poesía. La santería, aunque al principio fue tratada como una expresión folclórica por el gobierno cubano, había llegado a ser plenamente aceptada como religión. El camino parecía abierto para nuevos avances en los años siguientes. Aunque subrepresentados en los órganos superiores de la tríada partido-estado-gobierno, los negros tenían motivos para el optimismo de que allí también se podrían hacer progresos.

Antiguos enemigos que lucharon entre sí hace 40 años han vuelto a visitar juntos el sitio de una de las batallas clave de la Guerra Fría, Bahía de Cochinos en el sur de Cuba.

La visita fue la culminación de una conferencia de tres días diseñada para investigar las causas del conflicto, qué salió tan mal para las fuerzas respaldadas por Estados Unidos y las lecciones que se pueden aprender de él.

Entre los participantes se encontraban historiadores tanto de Cuba como de Estados Unidos, Arthur Schlesinger y Richard Goodwin, ambos ex asesores del entonces presidente de Estados Unidos, John Kennedy, soldados de ambos bandos y el propio presidente Fidel Castro.

Durante los dos primeros días en La Habana se intercambiaron documentos previamente clasificados.

En los periódicos cubanos había transcripciones de las comunicaciones telefónicas entre el presidente Castro y sus comandantes militares durante la batalla.

Mostraron lo involucrado que estaba, la tensión del momento y la alegría cuando, después de más de 60 horas de lucha, se hizo evidente que la invasión había sido derrotada.

Los documentos estadounidenses trazan en detalle la humillación sentida por la naturaleza de la derrota y la vergüenza causada al presidente Kennedy.

Un periódico del Departamento de Estado culpa directamente de la debacle a la CIA, que entrenó a la fuerza de invasión.

Decía: "La causa fundamental del desastre fue que la Agencia no le dio al proyecto, a pesar de su importancia y su inmenso potencial de daño a los Estados Unidos, el manejo de alto nivel que requería".

Añadió: "Hubo un fracaso en los altos niveles para concentrar un escrutinio informado e inquebrantable sobre el proyecto".

A raíz de la misión fallida, otro periódico estadounidense expone los primeros planes para desestabilizar al gobierno cubano, un plan que se conoció como Operación Mangosta.

Esto incluyó una serie de planes extraños, incluido uno para poner polvo en los zapatos de Fidel Castro para hacer que se le cayera la barba y otro que incluía la explosión de puros.

El documento sugirió que el comandante más eficaz de tal operación sería el entonces fiscal general, el hermano del presidente, Robert Kennedy.

Entre los que buscaban respuestas en Cuba se encontraba la hermana de Kennedy, Jean Kennedy Smith.

Caminando por las playas de Bahía de Cochinos, dijo que la conferencia había sido un gran impulso para ayudar a traer la paz entre Cuba y Estados Unidos.

Otro de los delegados de Estados Unidos fue Alfredo Durán, uno de los invasores hace 40 años.

Se enfrentó al hombre al que intentó derrocar, Fidel Castro, así como a otros defensores cubanos.

Mientras se encontraba en la playa dijo: "Este ha sido un momento muy emotivo, especialmente al discutir con el coronel a cargo del operativo los intensos combates que tuvieron lugar en este lugar".

Las playas a lo largo de la Bahía de Cochinos en el sur de Cuba ahora están llenas de hamacas y pasadas por alto por hoteles de lujo.

Pero hay mucho para recordar al visitante que este fue el escenario de una batalla importante ... como lo ven los cubanos la victoria de un pequeño país contra un opresor imperialista.

Para los estadounidenses fue una derrota humillante que ayudó a moldear su estrategia de Guerra Fría para la próxima generación y su política hacia Cuba hasta ahora ...

Se habló mucho en la conferencia de cómo el presidente Kennedy se mostró reacio a respaldar la invasión.

Uno de sus exasesores que llegó a La Habana, Arthur Schlesinger, dijo que el presidente se sentía obligado a seguir adelante ya que había heredado el plan de la anterior administración de Eisenhower.

"Lo desaconsejé", dijo el Sr. Schlesinger, "pero mi consejo no fue escuchado".

A raíz de la fallida invasión, todas las esperanzas de reconciliación con Estados Unidos murieron y el presidente Castro se acercó al campo soviético.

La tensión aumentó, culminando al año siguiente con la crisis de los misiles cubanos cuando la Unión Soviética intentó colocar misiles nucleares en Cuba, apuntando a Estados Unidos.

El presidente Fidel Castro se sentó junto a ex agentes de la CIA, asesores del presidente Kennedy y miembros del equipo de exiliados que atacó a su país hace cuatro décadas cuando ex adversarios se reunieron el jueves para examinar el desastroso desembarco de Bahía de Cochinos.

Vestido con su tradicional uniforme verde oliva, Castro leyó con diversión viejos documentos estadounidenses sobre la invasión de Cuba en 1961 por exiliados entrenados por la CIA, que ayudaron a moldear cuatro décadas de política entre Estados Unidos y Cuba. Algunos de los documentos eran análisis de un Castro joven y carismático.

Castro llegó por la mañana cuando los protagonistas se sentaron para iniciar una conferencia de tres días sobre la invasión. Los participantes en la reunión, que fue clausurada por los medios, dijeron que todavía estaba allí por la noche.

El presidente cubano saludó personalmente al ex asistente de Kennedy e historiador estadounidense Arthur Schlesinger, pero no hizo ninguna declaración pública.

Los participantes dijeron más tarde que en un momento, Castro leyó en voz alta un memorando que alguna vez fue secreto a Kennedy sobre su propia visita a los Estados Unidos como el nuevo líder de Cuba en 1959.

"Sería un grave error subestimar a este hombre", leyó Castro con una sonrisa, dijo Thomas Blanton, del Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington.

"Con toda su apariencia de ingenuidad, falta de sofisticación e ignorancia en muchos asuntos, es claramente una personalidad fuerte y un líder nato de gran coraje y convicción personal", leyó Castro, según Blanton. antes de Castro sigue siendo un enigma ''.

Blanton dijo que Castro le dijo al grupo que creía que el objetivo real de la invasión no era provocar un levantamiento contra su gobierno, sino preparar el escenario para una intervención estadounidense en Cuba. Blanton dijo que un miembro del ex equipo de exiliados, Alfredo Durán, estuvo de acuerdo.

Entre los documentos recientemente desclasificados sobre el evento del 17 al 19 de abril de 1961 se encontraba la primera declaración escrita conocida de la Agencia Central de Inteligencia en la que se pedía el asesinato de Castro.

En un documento publicado el jueves en relación con la conferencia, el líder soviético Nikita Khrushchev advirtió a Kennedy en una carta enviada el día después de que comenzara la invasión que la "pequeña guerra" en Cuba "podría desencadenar una reacción en cadena en todas partes del mundo. ''

Jruschov hizo un "llamado urgente" a Kennedy para que ponga fin a "la agresión" contra Cuba y dijo que su país estaba preparado para brindarle a Cuba "toda la ayuda necesaria" para repeler el ataque.

Formada por la CIA en Guatemala, la Brigada 2506 estaba compuesta por unos 1.500 exiliados decididos a derrocar al gobierno de Castro, que había tomado el poder 28 meses antes.

La invasión de tres días fracasó. Sin el apoyo aéreo de EE. UU. Y sin municiones, se capturaron más de 1.000 invasores. Otros 100 invasores y 151 defensores murieron.

Blanton calificó la conferencia como "una victoria sobre una amarga historia".

Otras figuras estadounidenses clave que asistieron fueron Robert Reynolds, el jefe de la estación de la CIA en Miami durante la invasión; Wayne Smith, entonces diplomático estadounidense destinado en La Habana; y Richard Goodwin, otro asistente de Kennedy, que junto con Schlesinger consideraron la invasión poco aconsejable.

Del lado del gobierno cubano estaban el vicepresidente José Ramón Fernández, un general retirado que dirigió las tropas de defensa en la playa conocida aquí como Playa Girón, y muchos otros militares retirados.

El arresto y encarcelamiento prolongado de decenas de disidentes en Cuba y la rápida ejecución de tres hombres que habían intentado secuestrar un barco fueron deplorables. En los últimos años, ha habido una tendencia alentadora hacia una mayor tolerancia de la disidencia en Cuba. El expresidente Jimmy Carter se reunió con disidentes durante su viaje a Cuba hace un año. Otros líderes internacionales y muchos estadounidenses visitantes también se han reunido con ellos. A algunos de los disidentes más conocidos se les permitió viajar al extranjero. Al gobierno no le gustó el Proyecto Varela, que pide un referéndum sobre mayores libertades políticas y reformas económicas, pero no ha encarcelado a quienes lo plantearon.

¿Por qué entonces este repentino cambio de rumbo? ¿Por qué la represión? En parte, fue una reacción a las crecientes provocaciones por parte de la Administración Bush, que había ordenado al nuevo jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos, James Cason, celebrar una serie de reuniones de alto perfil con disidentes, incluso seminarios en su propia residencia en la Habana. Dado que el propósito anunciado de Cason era promover la "transición a una forma de gobierno participativo", los cubanos llegaron a ver las reuniones como de naturaleza subversiva y muy provocativas. Y, para ser justos, imaginemos la reacción del Fiscal General y el Director de Seguridad Nacional si el jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington estuviera celebrando reuniones con estadounidenses descontentos y anunciando que el propósito era lograr una nueva forma de gobierno. - un gobierno socialista - en los Estados Unidos. Se le habría pedido que abandonara el país más rápido de lo que Tom Ridge podía decir "cinta adhesiva".

Un elemento aún más crucial en la represión que las reuniones de Cason con los disidentes fue el anuncio de la política estadounidense de ataques "preventivos" y el comienzo de la guerra en Irak. A los cubanos les pareció que Estados Unidos había decidido claramente una política de acción militar contra cualquier supuesto estado canalla que considerara una posible amenaza, e ignorar las organizaciones internacionales y el derecho internacional en el proceso. Había llegado el momento, concluyeron los cubanos, de cerrar las escotillas. "¿Quién sabe?" un cubano me dijo: "Podemos ser los siguientes".

Señalaron que en ocasiones se había mencionado a Cuba como parte del "eje del mal". Y recordaron que el año pasado funcionarios del Departamento de Estado habían intentado afirmar (sin presentar pruebas) que Cuba estaba involucrada en la producción de armas biológicas y era una amenaza potencial para Estados Unidos. Eso ahora podría ser suficiente para provocar un ataque preventivo y, de ser así, razonaron, ya no podrían permitirse que los disidentes, posiblemente dirigidos por Estados Unidos, deambularan libremente.

La votación anual en la asamblea general de la ONU sobre el embargo de Estados Unidos contra Cuba ha vuelto este mes. En el resultado del año pasado, 182 estados miembros se opusieron al bloqueo, y solo cuatro (Estados Unidos, Israel, las Islas Marshall y Palau) votaron a favor. El embargo, y de hecho la política general de Estados Unidos hacia la isla, prácticamente no tiene apoyo internacional. No es de extrañar: es un enfoque fallido.

Los elementos esenciales del bloqueo están vigentes desde 1960. Como lo confirman documentos recientemente desclasificados, el objetivo de la política desde el principio ha sido provocar la caída del régimen de Castro, una ambición perseguida en vano durante 46 años.

Al principio, puede haber habido cierta lógica en los esfuerzos de Estados Unidos para aislar a Cuba y derrocar a su gobierno, en un momento, es decir, cuando Fidel Castro estaba tratando de derrocar a los líderes de varios otros estados latinoamericanos y entrando en una relación con los Estados Unidos. Unión Soviética, una que condujo a la crisis de los misiles en 1962. Pero todo eso ahora es historia antigua. Castro ha construido relaciones diplomáticas normales y pacíficas en la región, mientras que cualquier amenaza planteada por la llamada alianza cubano-soviética terminó con la desaparición de la Unión Soviética hace más de una década.

Y, sin embargo, la política de la administración Bush hacia Cuba es más hostil que nunca. Esto a pesar de que, inmediatamente después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, Cuba expresó su solidaridad con el pueblo estadounidense. Posteriormente instó al diálogo sobre los esfuerzos conjuntos contra el terrorismo. También firmó las 12 resoluciones de la ONU contra el terrorismo.

Seguramente valía la pena explorar estas propuestas. Pero no, la administración Bush los rechazó de plano y en su lugar comenzó a pedir la caída del gobierno de Castro. Como dijo Roger Noriega, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, en octubre de 2003: "El presidente está decidido a ver el fin del régimen de Castro y el desmantelamiento del aparato que lo ha mantenido en el poder".

Para lograrlo, la administración nombró una Comisión de Asistencia para una Cuba Libre, que, en mayo de 2004, elaboró ​​un plan de acción de 500 páginas para la destitución del gobierno de Castro y para lo que sonaba preocupantemente como la ocupación estadounidense de Cuba: cómo hacer que sus trenes funcionen a tiempo, cómo reorganizar sus escuelas, etc. Poco después, incluso nombró a un "coordinador de transición" estadounidense. Como señaló José Miguel Insulza, secretario general chileno de la Organización de Estados Americanos, "Pero no hay transición, y no es su país".

La premisa subyacente del documento era que el régimen estaba al borde del colapso. Solo unas pocas sanciones más y todo se derrumbaría.

Eso resultó tremendamente optimista. Dos años después, la economía cubana tiene una tasa de crecimiento de al menos el 8%. Se han forjado nuevas y cruciales relaciones económicas con Venezuela y China, el precio del níquel (ahora la principal exportación de Cuba) se encuentra en niveles récord y hay fuertes signos del desarrollo de un nuevo campo petrolero importante frente a la costa norte.

La administración Bush simplemente ignoró esta realidad. En un nuevo documento emitido el 10 de julio de este año, sugirió que su "plan" estaba funcionando y había producido una "nueva etapa" en la transformación de Cuba. También puso un nuevo objetivo: impedir la "estrategia de sucesión", en la que Fidel Castro es sucedido por su hermano, Raúl. Esto fue "totalmente inaceptable", según la administración Bush, que insinuó que el pueblo cubano no lo permitiría.

Pero el 31 de julio sucedió. Fidel anunció que por una operación intestinal cedería el poder a su hermano, quien sería presidente en funciones. En Miami hubo festejos en las calles, con gritos de garantías de que eso significaba el fin de la Revolución Cubana. Como dijo un celebrante: "Todos estaremos en casa dentro de un mes. ¡El pueblo cubano nunca aceptará a Raúl!".

Pero aceptarlo, lo hicieron. El pueblo cubano se tomó con calma el ascenso de Raúl, con serena madurez. Siempre habían esperado que si Fidel quedaba incapacitado por alguna razón, Raúl se haría cargo. Ahora lo tenía. No tiene el carisma de su hermano, pero se sabe que es un excelente administrador. Las Fuerzas Armadas, que él comanda, son sin duda la institución más eficiente y respetada del país. Tres meses después, Raúl dirige el gobierno con eficacia.

Sin embargo, pareciendo seguir el ejemplo de Miami, la administración Bush se ha negado a aceptar la transición. Se niega a tratar con Raúl, como antes se había negado a tratar con Fidel. Esto es especialmente desafortunado porque hay pruebas considerables de que Raúl es más pragmático que su hermano y podría estar abierto a algún grado de conciliación con Washington. Eso era algo que al menos valía la pena explorar, pero siguiendo su patrón habitual, la administración Bush simplemente cerró la puerta.

La de Bush no es solo una política fallida, es una que causa un daño considerable. Estados Unidos debería querer ver a Cuba avanzar hacia una sociedad más abierta, sí, con mayor respeto por los derechos civiles de sus ciudadanos. Pero dado que Estados Unidos ha sido desde 1898 la principal amenaza a la soberanía e independencia cubanas, cada vez que amenace y presione a la isla, el gobierno cubano reaccionará a la defensiva, instando a la disciplina y la unidad, lo que no fomenta la relajación y la liberalización internas.

La política de Estados Unidos, entonces, es en realidad un impedimento para precisamente el tipo de cambios liberalizadores que Estados Unidos - y sus aliados europeos - deberían desear ver en Cuba. Y dada la naturaleza contraproducente de la política estadounidense, cualquier país que apoye esa política, en efecto, actúa contra el cambio positivo en Cuba.


El enemigo más cercano, de Wayne S. Smith

Durante los últimos tres o cuatro años, Wayne Smith se ha convertido en uno de los críticos más visibles y activos de la administración y la política de rsquos de Reagan en América Latina. Su notoriedad comenzó en 1982, cuando, recientemente retirado del servicio diplomático, escribió un artículo en el que acusaba al gobierno de Estados Unidos de desviarse intencionalmente de las repetidas propuestas cubanas para negociar nuestras diferencias. Salvador, estaba destinado a ser noticia de primera plana. Desde entonces, Smith ha hecho frecuentes apariciones en televisión, en las secciones de opinión de la prensa de prestigio, y desde el foro del que ahora disfruta como director del programa de estudios cubanos en la Escuela Johns Hopkins de Estudios Internacionales Avanzados en Washington. El debate en curso sobre Nicaragua ha dado relevancia continua a sus puntos de vista.

En muchos sentidos, Smith está especialmente capacitado para discutir estos asuntos. Tiene un doctorado. desde Colombia ha escrito extensamente sobre Argentina, donde se desempeñó como consejero político de la embajada de los Estados Unidos a principios de la década de 1970 y ha servido tanto en la Unión Soviética como en Cuba. Su primer puesto en el servicio diplomático fue, de hecho, La Habana, como tercer secretario de Estados Unidos.embajada en los últimos días del dictador Fulgencio Batista y hasta la ruptura de relaciones con Castro en 1961 a mediados de la década de 1970 y rsquos fue director de asuntos cubanos en el Departamento de Estado, su última asignación antes de la jubilación fue en el lugar como jefe de la sección de & ldquointerests & rdquo de Estados Unidos en la capital cubana, ubicado en un gran edificio que antes fue nuestra embajada allí.

El más cercano de los enemigos pretende ser una historia de esos años y mdash desde el punto de vista particular de un testigo y participante privilegiado, pero también desde el de un académico interesado que revisa el registro. En realidad, es un libro más profundamente personal de lo que esto sugeriría y mdash, algo así como una autobiografía espiritual, que revela a su autor desde varios ángulos diferentes como un hombre de ingenio, encanto y considerable fuerza intelectual, pero también como malhumorado, vanidoso, amargado y malhumorado. extrañamente alienado de su propio país, sus intereses y sus valores más profundos.

Es difícil resumir el argumento de El más cercano de los enemigos sin parecer caer en una caricatura grotesca. Pero no es exagerado personificar los puntos de vista de Smith & rsquos así: todo lo que ha sucedido en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba desde al menos 1957 & mdashand quiero decir todoEs culpa de las sucesivas administraciones estadounidenses, incluida muy específicamente la administración Carter. Las pocas cosas que los cubanos han hecho mal, o que parecen haber hecho mal, también son culpa nuestra. Smith atribuye a Estados Unidos no sólo el trágico curso de las relaciones cubano-americanas, sino el giro de los acontecimientos dentro de la propia Cuba, incluida la situación de los derechos humanos allí. Con insinuaciones astutas insinúa fuertemente que Washington fue responsable de la intervención cubana en Etiopía y Angola, ¡e incluso de que Cuba y rsquos votaran por la ONU a favor de la invasión soviética de Afganistán!

Hay dos formas de tratar un libro de este tipo, y trataré brevemente de hacer ambas. El primero es centrarse en el enfoque general del autor sobre su tema, el segundo es centrarse en el tratamiento fáctico de cuestiones específicas. Con respecto al enfoque general, el lector nota inmediatamente una curiosa asimetría en el tratamiento de Smith & rsquos a los gobiernos de Estados Unidos y Cuba. Como miembro de varias administraciones, Smith estaba al tanto de toda la confusión, las luchas internas burocráticas y la indecisión que son características de las políticas exteriores de los países democráticos. Smith aburre sin piedad cualquier ambigüedad en la política de Estados Unidos, ya que presumiblemente justifican la reticencia, sospecha u hostilidad cubanas. Por el contrario, la propia Cuba, una dictadura totalitaria vista desde fuera, siempre parece reflejar una visión más coherente.

Otra asimetría más seria radica en la comparación de Smith & rsquos de las acciones de Estados Unidos con las de Cuba. intenciones expresadas. Así, cuando Estados Unidos hace algo que Smith desaprueba, esto justifica a sus ojos las más exuberantes sospechas cubanas sobre nosotros, y es hora de una vigorosa ronda de autoflagelación. Sin embargo, cuando Cuban comportamiento Arroja una luz desfavorable a la buena fe de Castro, que también es culpa de Estados Unidos, que de alguna manera lo ha impulsado a hacer lo que hizo y por eso es hora, una vez más, de más autoflagelación. Después de un tiempo, cualquier lector, excepto el más decididamente masoquista, debe comenzar a rebelarse.

El problema real, sin embargo, tiene que ver con la noción de Smith & rsquos del umbral aceptable para la política cubana de Estados Unidos. Su punto de vista, expresado de manera simple, es que Cuba está obligada a hacer todas las cosas que hace en casa y en el extranjero, junto con la Unión Soviética o fuera de ella, y que Estados Unidos no tiene ningún derecho legítimo a considerarlas como un obstáculo para la normalización. de relaciones. Si lo hacemos, somos nosotros los culpables del alejamiento. Además, las relaciones son un bien positivo en sí mismas, ya que es probable que logren relativamente más. . . que empujar. . . a la confrontación, y más reduciendo la tensión que aumentando. & rdquo

Seguramente esta es la opinión del propio gobierno cubano y ¿por qué no? La normalización de las relaciones satisfaría las ambiciones de Castro de desempeñar un papel de gran potencia, provocaría el levantamiento del embargo comercial y otros inconvenientes, y ayudaría a reducir a Estados Unidos a una potencia posimperial. Pero uno termina el libro todavía preguntándose por qué esta debería ser la opinión de personas serias en los Estados Unidos o de cualquiera de nuestros oficiales del Servicio Exterior, activos o retirados y sin la menor actitud, por supuesto, el único y único propósito de la política exterior es mantener buenas relaciones con todos los gobiernos sin importar lo que hagan o con quién.

Pero el problema de este libro no es meramente filosófico sino fáctico. Por un lado, está lleno de lo que a los argentinos les gusta llamar `` omisiones interesantes ''. Por ejemplo, no hay nada aquí sobre el papel de Castro en la unificación de las fuerzas guerrilleras en El Salvador, o la asistencia armada a los sandinistas en los últimos días de la guerra. la guerra civil en Nicaragua. La discusión de Maurice Bishop & rsquos Grenada está escrita como si los miles de documentos devastadores y reveladores descubiertos por la fuerza invasora nunca se hubieran publicado. Hay una referencia mezquina al doloroso debate del Senado sobre la ayuda al nuevo gobierno nicaragüense en 1980, pero no hay información alguna sobre el monto de la ayuda (más de $ 100 millones), mucho menos sobre la forma en que los sandinistas demostraron ser ajenos a tales lisonjas. . No se menciona la visita del subsecretario Thomas Enders a Managua en 1982 y la negativa de los sandinistas a discutir seriamente sus propuestas de convivencia.

Por otro lado, mucho de lo que Smith afirma saber sobre la historia interna de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba es solo superficialmente autoritario. No estuvo presente, aunque podría decirse que debería haber estado así en la reunión entre el vicepresidente Carlos Rafael Rodríguez y el secretario de Estado Alexander Haig en la Ciudad de México en 1981, o en una reunión posterior entre el embajador Vernon Walters y Castro, y parece saber de esos hechos sólo lo que le han contado sus colegas cubanos.

Por otra parte, este libro es bastante falso en su tratamiento de la cronología, particularmente en los capítulos que tratan de la política cubana en África. Aunque el presidente Carter estaba seriamente interesado en normalizar las relaciones con Cuba, al principio de su administración dejó en claro en varias declaraciones, tanto públicas como privadas, que cualquier expansión de la actividad militar de Castro & rsquos en el exterior en cualquier parte del mundo socavaría el proceso. Cuando el dictador cubano decidió que sus prioridades estaban en otra parte, el d & eacutetente llegó a su fin. Smith actúa como si la gente de Carter, más bien, el Consejo de Seguridad Nacional de Carter y los rsquos, de alguna manera hubieran roto la fe con sus homólogos cubanos, como si no hubiera nada extraño en que Castro y rsquos enviaran un ejército al otro lado del mundo para luchar bajo las órdenes de un general soviético.

Veamos cómo opera Smith en el caso particular de Angola. En el momento de la revolución portuguesa de 1974 había tres facciones que luchaban por la independencia en Angola: Holden Roberto & rsquos FNLA, en términos generales pro-occidental Jonas Savimbi & rsquos UNITA, entonces financiado por la República Popular China y el MPLA, apoyado por los soviéticos. Según Smith, el llamado acuerdo de Alvor, celebrado entre los tres grupos en Portugal en enero de 1975,

ofrecía la mayor esperanza de que la transición de Angola y rsquos de colonia a nación pudiera lograrse sin una guerra civil y sin una gran intervención extranjera. . . . Increíblemente, la administración Ford. . . Ni siquiera esperó un intervalo decente para ver si el acuerdo funcionaba sólo unos días después de que se firmara el acuerdo de Alvor, el Comité NSC & rsquos 40 (que supervisa las operaciones clandestinas de la CIA), autorizó alrededor de 1300.000 en ayuda encubierta a Holden Roberto. Estados Unidos tampoco había alentado a Roberto a actuar debido a alguna medida agresiva del MPLA. Todo lo contrario. . . tanto el MPLA como la UNITA habían dado pruebas de su intención de respetar el acuerdo de Alvor.

Por lo tanto, concluye Smith, "Estados Unidos, lejos de buscar soluciones pacíficas, ha sido fundamental para iniciar la ronda final de la lucha".

¿Qué falta aquí? Los siguientes hechos: que la aprobación de $ 300,000 para el FNLA se produjo el 26 de enero de 1975. Su propósito era hacer al FNLA competitivo en el gobierno de transición, es decir, tenía fines políticos y no militares. El 14 de febrero, apenas dos semanas después y seguramente antes de que se pudiera desembolsar el dinero de los Estados Unidos, mucho menos se hizo evidente en el terreno y la delegación militar de Cuba llegó desde el Congo del 11 al 15 de marzo, se entregaron armas soviéticas al MPLA, lo que provocó protestas. de los presidentes de Nigeria, Tanzania, Egipto y Sudán, y durante el resto del mes llegaron asesores militares cubanos y soviéticos para ayudar a sus aliados. El 16 de julio de 1975 y mdashcuatro meses después& mdashEl presidente Ford aprobó un fondo de $ 6 millones para acciones militares encubiertas en Angola. Se podría hacer una crítica similar a la discusión de Smith & rsquos sobre la intervención cubana y soviética en Etiopía.

Sin embargo, la parte más indignante del libro trata de la política de refugiados. & ldquoLa administración Reagan & rdquo escribe Smith, & ldquobró sobre la liberación de ni un solo preso político se negó a dividir a las familias unidas al proporcionar visas de inmigrante a los cónyuges e hijos de cubanos que ya residen legalmente en los Estados Unidos y lo peor de todo, dio la espalda sobre ex presos políticos. & rdquo

Por tanto, el presidente y sus asociados son vistos no sólo como ideólogos intransigentes, sino también como hipócritas. De nuevo, ¿qué falta aquí? Smith no explica que a Castro no le gusta entregar gente al presidente Reagan, a quien ha comparado más de una vez con Adolf Hitler; prefiere usar intermediarios como Jacques Cousteau, el presidente Mitterrand o el senador Edward Kennedy (quienes, para su crédito, han participaron activamente en este tema). Por lo tanto, no es sorprendente que el tema de los prisioneros no haya sido un área de asombroso éxito en los últimos años.

Aun así, sin embargo, es rotundamente falso que no se haya liberado ni un solo prisionero político a través de negociaciones con la administración Reagan. Aquí hay una anécdota entre muchas que ilustrarán el contexto en el que ocurren estas cosas. En junio de 1984, el reverendo Jesse Jackson estaba a punto de visitar Cuba y Nicaragua, y uno de sus asociados, el abogado de Cleveland Edward Coaxum, visitó la Oficina de Asuntos Cubanos del Departamento de Estado para preguntar si había cuestiones humanitarias de interés para los Estados Unidos que Jackson podría plantearle. Castro. Agradecido por la oferta, el Departamento sugirió que el reverendo Jackson planteara la cuestión de la plantadosLos presos políticos más detenidos (más de veinte años) y más intransigentes y, además, la cuestión de recuperar a los indeseables que habían llegado a Estados Unidos a través del puerto de Mariel en 1980.

Al principio, Castro liberó a sólo 25 estadounidenses que tenía detenidos, principalmente personas acusadas de tráfico de drogas y otros delitos no políticos. Cuando el Departamento persistió en pedir la liberación de los presos políticos, en el último momento Castro acordó liberar a 26 de ellos, siempre que Estados Unidos accediera a llevarlos al día siguiente, y que viajen en un avión de Cubana Airlines, que aterrizaría. en el aeropuerto de Dulles. Castro sabía, por supuesto, que esto contravenía casi todas las regulaciones de Estados Unidos en los libros, y apostó a que la administración Reagan no mordiera el anzuelo. De hecho, después de un largo debate, aceptó todas las condiciones de Castro & rsquos.

Sólo como cuestión de registro, Estados Unidos instó a Cuba a liberar a todos sus presos políticos de más largo plazo en el momento en que se firmaron los acuerdos del Mariel el 14 de diciembre de 1984. Estados Unidos acordó poner el plantados en la parte superior de la lista de refugiados que serán procesados ​​tan pronto como Castro los libere. En diciembre de 1986, la sección de intereses de La Habana entrevistó a 61 presos políticos adicionales, más 20 en el llamado "grupo ldquoCousteau" (presos políticos a largo plazo liberados por Castro a principios de 1986). En enero de 1987, Castro les permitió salir de Cuba, dos a la vez que ninguno de los otros en la lista de los 61 ha podido salir. Es difícil imaginar por qué Wayne Smith & mdash, quien de todas las personas está en posición de saber estas cosas & mdashacts como si nunca hubieran tenido lugar.

Dentro de la cultura estadounidense existe una profunda necesidad de creer que todos los problemas internacionales son el resultado de malentendidos que pueden aclararse fácilmente una vez que cambiemos. nuestro punto de vista ("Somos la nación más odiada del mundo, y con razón", escribió una mujer de Indiana al senador Richard Lugar durante un reciente secuestro por terroristas de un avión de TWA). Así, un libro como El más cercano de los enemigos está destinado a tener una cierta resonancia. Pero dado que muchos de los excolegas de Wayne Smith & rsquos todavía están en servicio activo o se han jubilado recientemente, uno esperaría que sus propuestas fueran sometidas a un escrutinio crítico más de lo normal. De esa manera, aún podría hacer, a pesar de sí mismo, una contribución útil al debate sobre Cuba.


Frank & ldquoSpig & rdquo Wead. Las alas de las águilas

John Wayne interpretó el papel de Frank Wead en el lanzamiento de 1957. Las alas de las águilas, un título tomado del Libro de Isaías (40:31). Wead fue uno de los primeros aviadores navales de EE. UU., Muy involucrado en el desarrollo de la rama durante sus primeros días, cuando compitió con el Ejército de EE. UU. Por dólares estableciendo récords de vuelo para publicidad. La película muestra partes de la rivalidad en escenas de farsa, incluido el cliché & Atilde & copy de rivales que se hacen amigos rápidamente después de puñetazos semi-borrachos. Wead luego se convirtió en escritor y escribió varios libros, obras de teatro, artículos de revistas y guiones de películas, incluyendo Eran prescindibles, protagonizada por John Wayne y Robert Montgomery.

La carrera naval de Wead & rsquos se vio interrumpida debido a una caída en su casa, interpretada con precisión por Wayne en la película. Wead estaba en casa una noche cuando los gritos de su hija hicieron que corriera a su habitación, y tropezó o resbaló por un tramo de escaleras. Paralizado de cintura para abajo, pasó por una larga convalecencia, siendo dado de baja de la Marina en mayo de 1928. La película también describe con precisión las separaciones de Wead & rsquos de su esposa, que tensaron severamente su matrimonio, desde la dedicación a su carrera antes de su lesión.

Wead murió diez años antes de que se hiciera la película, pero Wayne lo conocía por su trabajo conjunto durante la realización de Eran prescindibles. Por lo tanto, su interpretación se basó en el conocimiento de primera mano de la historia de Wead & rsquos. Las escenas de las luchas de Wead & rsquos como escritor y sus dificultades para hacer frente a su capacidad limitada para caminar, con bastones de apoyo, se basaron en conversaciones con Wead. Cuando Wead regresó al servicio naval activo durante la Segunda Guerra Mundial, en portaaviones, Wayne demostró lo difícil que era moverse por el barco, especialmente en acción bajo un ataque enemigo. Wead cumplió los últimos meses de su carrera naval en acción contra los japoneses en el Pacífico.

Es en las escenas de combate en el mar donde la película da el mayor paso hacia la verdad. Las imágenes del noticiero utilizadas en la película implican que USS Avispón (CV-8) fue hundido por los ataques de los kamikazes. Avispón fue severamente dañado por bombarderos en picado y aviones torpederos japoneses (aunque un bombardero japonés chocó contra él) en las Islas Salomón en 1942. La tripulación abandonó el barco y los destructores estadounidenses intentaron hundir el portaaviones, que se negó a hacerlo. Finalmente, los destructores japoneses hundieron el barco. El término kamikaze y su uso como arma contra los barcos estadounidenses no apareció hasta 1944. Las líneas de tiempo de la película se alteraron de manera similar con una licencia dramática.

Aquellos que habían conocido a Frank Wead encontraron que la interpretación de Duke & rsquos de él era fiel al tema, aunque aquellos que mejor conocían a Wead, su esposa e hijos, nunca comentaron públicamente sobre su actuación. La película fue dirigida por John Ford (que aparece como el personaje de John Dodge en la película, interpretado por Ward Bond) y estaba destinada a ser un tributo al guionista con el que había colaborado con frecuencia. Wayne está casi subyugado durante la mayor parte de la película, una vez que pasa el papel en el que interpreta a un joven demonio de piloto de pruebas. La película encontró poca audiencia cuando se estrenó, perdió dinero y la historia de Frank Wead como oficial naval y guionista sigue siendo relativamente oscura.


Afrocubanos en la sociedad cubana

Del 16 al 17 de septiembre de 1999, el Centro de Política Internacional, el Programa de Intercambio de Cuba de la Universidad Johns Hopkins y la Fundación Fernando Ortiz de La Habana organizaron conjuntamente una conferencia en Washington, DC titulada & # 34Afrocubanos en la sociedad cubana: pasado, presente y Futuro. & # 34

Resumen

Los participantes de la conferencia estuvieron de acuerdo en varios puntos:

1.) Aunque los afrocubanos habían constituido el grueso de la lucha por la independencia del Ejército de Liberación, la sociedad más igualitaria prometida por José Martí no se concretó. Sus esfuerzos por participar plenamente en el proceso político se vieron truncados por la masacre de 1912.

2.) Aunque la Revolución Cubana, después de 1959, hizo mucho para reducir la discriminación racial y lograr una sociedad más justa, a partir de 1999, queda mucho por hacer. De hecho, debido a la actual crisis económica, el racismo está aumentando en Cuba y los negros están en desventaja de varias maneras.

3.) El gobierno cubano necesita hacer mucho más para abordar el problema. Quizás la mejor manera de comenzar sería reconocer abiertamente su existencia e iniciar un diálogo nacional sobre la mejor manera de resolverlo.

4.) La mayoría afrocubana no aceptaría el regreso de las élites económicas blancas para gobernar el país. Esa opción ni siquiera puede estar sobre la mesa.

5.) La santería tiene profundas raíces en la experiencia afrocubana. Esto merece respeto y comprensión, no rechazo y aislamiento. El diálogo con la jerarquía católica sería de gran importancia ya que la mayoría de los practicantes de la santería son católicos bautizados.

El pasado: 1886-1959

Como sus hermanos y hermanas en los Estados Unidos, los negros fueron traídos a Cuba desde África como esclavos. Durante casi cuatro siglos, lucharon por sobrevivir, ser libres y aferrarse a su herencia cultural y étnica. La santería y otras religiones derivadas de África fueron fuerzas clave. Permitieron que los negros mantuvieran una cierta cohesión cultural y social durante los años de la esclavitud a pesar de los esfuerzos deliberados de los esclavistas por dispersar familias y grupos étnicos y borrar sus tradiciones étnicas.

En su presentación, Pedro Pablo Rodríguez recordó a la audiencia que, especialmente en el siglo XIX, no todos los negros eran esclavos. Por el contrario, un número creciente eran hombres libres y se esforzaron poderosamente por elevar no solo su propia posición en la vida, sino también las posibilidades de su raza. Sin duda hubo reveses, sobre todo las masacres de Aponte en 1812 y La Escalera en 1844. Sin embargo, a lo largo del siglo, los negros libres ayudaron a preparar el camino. Quizás el más importante fue Antonio Maceo, quien jugó un papel fundamental en la movilización de los afrocubanos contra la esclavitud y el colonialismo español. La emancipación llegó en 1886 como consecuencia de las guerras de independencia. El llamado de José Martí a una sociedad en la que no habría negros ni blancos, sino simplemente cubanos, encendió las esperanzas de una sociedad verdaderamente igualitaria. Los negros acudieron en masa a las banderas de Maceo y Martí durante la última guerra de independencia, 1895-98, y constituyeron el grueso del Ejército de Liberación. Después de la independencia, en la década de 1900, muchos de ellos formaron un Partido Independiente de Color (Partido Independiente de Color) y tomaron otras medidas para participar en el proceso político como iguales. Pero, trágicamente, Martí había muerto en la primera batalla de la guerra. Y como señaló Aline Helg, su tesis de que todos eran simplemente cubanos fue utilizada a menudo por líderes blancos que lo siguieron para marginar el tema racial, o incluso para sugerir que el problema no existía y no tomar medidas para abordarlo.

Mientras tanto, los blancos tendían a ver los esfuerzos de los negros por participar en el proceso político como indeseados y peligrosos. Se habló siniestramente de una rebelión negra que se avecinaba. Este creciente resentimiento y reacción de los blancos llevó a la masacre de 1912, cuando el ejército cubano masacró a miles de negros, especialmente en la provincia de Oriente, supuestamente para sofocar una rebelión. Fue un golpe traumático. Aunque hubo algunos avances en los años posteriores a 1912, los negros siguieron siendo ciudadanos de segunda clase hasta el triunfo de la Revolución Cubana en 1959.

Robin Moore trazó la evolución de la música afrocubana como un reflejo de la aceptación (o rechazo) de los afrocubanos por parte de la sociedad que los rodea. Durante la mayor parte del siglo XIX y ciertamente en los siglos anteriores, es decir, en el apogeo de la esclavitud, la música afrocubana fue prácticamente prohibida. Los carnavales estuvieron totalmente segregados hasta la emancipación y no se permitió la participación de los grupos musicales afrocubanos, las comparsas. Con la participación de tantos negros en la lucha por la independencia nacional, el cambio de siglo vio algunas aperturas. Aparentemente se aceptaba a los negros como ciudadanos, pero al mismo tiempo se pedía la supresión de las "formas de arte avista". forma u otra, de participar. No fue sino hasta la década de 1940 cuando las barreras comenzaron a derrumbarse de verdad. A partir de ese momento floreció la música afrocubana en comparsas y en general. Dada su tremenda popularidad hoy, en Cuba y en todo el mundo, es difícil recordar que alguna vez estuvo prohibido en Cuba. Lo que una vez estuvo prohibido es ahora el orgullo y la gloria de Cuba. ¡Los fanáticos de la música de todo el mundo pueden estar felices de que los afrocubanos perseverasen!

El presente: 1959 hasta hoy

La Revolución Cubana, que triunfó el 1 de enero de 1959, prometió acabar con la discriminación y brindar igualdad de oportunidades a los negros. Sin lugar a dudas, se lograron grandes avances. De hecho, a los negros se les dio igual acceso a la educación a través del nivel de posgrado. La discriminación en el lugar de trabajo se redujo considerablemente. Sin embargo, como señalaron los de Tato Qui, la política oficial era una cosa, lo que sucedía era otra. Algunos gerentes y funcionarios simplemente no estaban de acuerdo en que los negros debían ser tratados por igual y sus prejuicios personales los llevaron a dar preferencia a los blancos.

Los negros tampoco estaban representados proporcionalmente en el gobierno. Todavía no lo son. En un principio, esto podría explicarse como una cuestión de rezago cultural o educativo. Sin embargo, cuarenta años después del triunfo de la revolución, esa explicación se ha debilitado.

Sin embargo, a finales de los años ochenta, los negros habían logrado avances significativos. Un porcentaje creciente se había convertido en profesionales, ascendiendo a la cima en el ejército y ganando un gran prestigio en los deportes, las artes, la música, la danza, el cine y la poesía. La santería, aunque al principio fue tratada como una expresión folclórica por el gobierno cubano, había llegado a ser plenamente aceptada como religión. El camino parecía abierto para nuevos avances en los años siguientes. Aunque subrepresentados en los órganos superiores de la tríada partido-estado-gobierno, los negros tenían motivos para el optimismo de que allí también se podrían hacer progresos.

Ciertamente, enfatizó Rigoberto López, los afrocubanos siempre sintieron que los objetivos de la revolución eran también sus objetivos: igualdad y justicia social para todos.

Pero las crisis económicas no suelen sacar lo mejor de las personas y la actual crisis cubana no es una excepción. La competencia resultante por puestos de trabajo, dólares y estatus desde 1991 ha dado lugar a un resurgimiento del racismo y ha provocado un aumento de las disparidades. Por ejemplo, debido a que se beneficiaron de la revolución, pocos negros se exiliaron. Sin embargo, la mayor fuente de divisas son las remesas familiares de los exiliados en Estados Unidos. Como hay pocos negros entre ellos, muy poco de ese dinero llega a los afrocubanos de la isla. Y hoy, el estatus económico de uno depende en gran medida del acceso a dólares. De esta y de muchas otras formas, los negros se enfrentan a nuevas desventajas.

Sin embargo, como señaló Ana Cairo, los problemas del racismo, la discriminación y las desigualdades raciales fueron heredados de la revolución. No los inventó. La revolución no ha podido solucionarlos, pero ha hecho un esfuerzo meritorio. Y estuvo de acuerdo con Rigoberto López en que los afrocubanos tienden a ver los objetivos de la revolución como propios. El más básico era llevar justicia social a los pobres y oprimidos. No importaba si eran blancos o negros. También señaló que Estados Unidos no había desempeñado un papel útil. Las actitudes racistas en Cuba habían cobrado nueva fuerza durante las ocupaciones estadounidenses: 1898-1902 y 1906-08. El embargo estadounidense de cuarenta años también había sido perjudicial para los negros, quizás más que para los blancos, ya que hizo más daño a los elementos más vulnerables de la sociedad cubana.

Rigoberto López estuvo de acuerdo y señaló que no se puede entender nada sobre los últimos cuarenta años en Cuba sin tener en cuenta el embargo generalizado de Estados Unidos. Ha dificultado el progreso en muchos frentes. Todavía lo hace. Además, todos coincidieron en que lo último que querían ver los afrocubanos era el regreso de los exiliados elitistas blancos pensando que iban a dar marcha atrás y gobernar la isla como lo habían hecho antes de la revolución. Eso fue totalmente inaceptable.

Curiosamente, los panelistas que representan a afrocubanos que viven en el exterior enfatizaron su continua identificación con la comunidad que aún se encuentra en la isla. Todavía se sienten parte de ella y consideran suyos los objetivos y problemas de los afrocubanos en la isla. Están dedicados a la causa de la justicia racial y social, en la diáspora y en casa.

En resumen, todos los panelistas estuvieron de acuerdo en que si bien se ha avanzado con la revolución, queda mucho por hacer. Mientras tanto, hay señales preocupantes de que el racismo y la discriminación pueden volver a estar en aumento en Cuba, aunque estén oficialmente condenados.

El papel de la santería

La santería, como señaló Lazara Menéndez, está tan profundamente entrelazada en la cultura cubana como para ser parte de la identidad cubana, es decir, lo que significa ser cubano. Difícilmente se puede imaginar la música, la literatura o incluso los patrones de pensamiento cubanos sin la influencia de la santería. Además, es la religión más numerosa y poderosa de Cuba y está creciendo rápidamente. Esto no se debe simplemente a que haya una mayoría afrocubana. Por el contrario, muchos blancos también practican la santería.

La santería es una religión sincrética. Cuando los negros esclavizados fueron traídos por primera vez de África, se les prohibió adorar a sus dioses tradicionales. En cambio, tuvieron que adoptar la fe católica. Lo hicieron, pero con una arruga imaginativa. Simplemente fusionaron el uno con el otro. Por lo tanto, Chango se convirtió en Santa Bárbara, Eleggua se convirtió en San Antonio, San Lázaro fue Babalu Aye, etc. No vieron ninguna contradicción inherente entre los dos sistemas de creencias y todavía no la ven. La mayoría de los santeros son católicos bautizados. La santería simplemente agrega otra dimensión profundamente importante. Como señaló Miguel Barnet, no se puede exagerar su importancia como medio de comunicación. En muchos sentidos, representa una clave sociológica de la sociedad cubana.

Esto es en cierto modo sorprendente, dado que, como señaló Eugenio Matibag, la santería no es realmente una iglesia organizada, sino que representa un sistema de creencias y de culto individual dentro de ese sistema, guiado quizás por un babalao local. Pero no hay jerarquía, ningún sistema como en la Iglesia Católica de obispos responsables ante un cardenal y todos responsables ante el Papa como cabeza de la Iglesia. A pesar de eso, la santería ha sido, a lo largo de los siglos, una poderosa fuerza unificadora.

Natalia Bolívar señaló que, aunque inicialmente rechazada por los blancos, la santería había llegado a impregnar a toda la sociedad. Los presidentes Mario Menocal, Carlos Prio Socarras y Fulgencio Batista, por ejemplo, habían sido todos santeros y había sido Batista, en la década del cuarenta, quien derribó la mayor parte de las restricciones restantes a la práctica de la santería y a la participación de comparsas en carnavales. Y luego vino la revolución. Dada su posición ideológica con respecto a las religiones, el gobierno socialista había sido al principio algo restrictivo hacia la santería. Pero eso ahora se ha superado. El espiritualismo del pueblo cubano perduró y el gobierno ahora permite la práctica de la santería y otras religiones.

Desafortunadamente, todos los panelistas señalaron que la apertura hacia la práctica de la santería no es evidente en la Iglesia Católica. Santeros había esperado con entusiasmo la visita del Papa en enero de 1998. La mayoría, después de todo, son católicos bautizados. Esperaban que su visita fuera una expresión de hermandad y que marcaría el comienzo de un nuevo espíritu de cooperación entre todas las religiones. Se quedaron atónitos cuando el cardenal Jaime Ortega, en su discurso televisado a la nación antes de la visita, condenó las religiones sincréticas descritas por él como "simplemente ritos folclóricos". No había duda de a quién se refería. Y luego, aunque el Papa había recibido representantes de todas las demás religiones de la isla, incluido el Dr. José Miller, presidente de la pequeña comunidad judía (solo unos 1.500 miembros), había evitado cualquier contacto con representantes de la fe santería. Esto había sido profundamente resentido por los afrocubanos en general y muy especialmente por los santeros. Había exacerbado la sensación de exclusión y separación. Muchos de los que habían planeado asistir a la misa en La Habana, que fue la pieza central de la visita del Papa, la boicotearon. Tampoco se han curado las divisiones y los resentimientos. Al contrario, el cardenal sigue negando la importancia y autenticidad de la santería. Como dijo un panelista, & # 34Es como si no quisiera compartir con nosotros el mayor espacio para la práctica de la religión & # 34.

En el análisis final, los panelistas coincidieron en que este creciente distanciamiento y resentimiento entre la Iglesia Católica y la Santería probablemente lastime más a la Iglesia. Lo que la jerarquía de la iglesia no parece darse cuenta, pero los párrocos sí lo hacen, es que el 80 por ciento de la gente en las misas dominicales son santeros. Si dejaban de ir, no quedaría mucha iglesia.

Los panelistas señalaron que las relaciones con las iglesias protestantes tienden a ser buenas. Y expresaron su esperanza de reconciliación con la jerarquía católica, una vez que esta última haya reflexionado más sobre el tema.

El futuro

Gisela Arandia y Graciella Chailloux se unieron para reconocer el largo camino que queda por recorrer para lograr la igualdad racial. No hubo vergüenza en reconocer esto. Ningún otro país ha logrado resolver el problema tampoco. Cuba ha hecho un mejor esfuerzo que la mayoría y, ambos acordaron, ahora puede estar en condiciones de emprender una solución más completa. La Asamblea Nacional, las universidades y otras instituciones incluso ahora están considerando nuevos pasos. Una medida que se está considerando, por ejemplo, es la inclusión de los estudios afrocubanos en el currículo regular de las escuelas primarias y secundarias cubanas, un paso que enfatizaría el importante papel que juegan los afrocubanos en la historia y la sociedad cubanas.

Chailloux concluyó que el ambiente favorece ahora un cambio positivo y que los intelectuales cubanos son capaces de avanzar hacia soluciones definitivas. Es posible lograr una sociedad sin discriminación y en la que todos puedan convivir en armonía, una sociedad en la que se respete el patrimonio cultural de todos. Lo más importante es que se inicie un diálogo honesto.

Carlos Moore se opuso firmemente a las opiniones optimistas de los dos oradores anteriores. Cuba no es un país multicultural, sostuvo que había dos culturas distintas en Cuba, africana y española, que han estado y todavía están en conflicto entre sí. La discriminación y el racismo, por supuesto, persisten. No creía que la revolución hubiera hecho un esfuerzo serio para deshacerse de ellos, y los afrocubanos claramente siguen estando en desventaja. Sin embargo, existe una creciente conciencia entre los afrocubanos de quiénes son, a pesar de cuarenta años de haber restado importancia a todo el tema de la raza. Se han aferrado a sus raíces culturales y étnicas. Y ahora son la mayoría. Debe hacerse justicia. Debe desarrollarse un nuevo modelo sociopolítico más equitativo. Moore cree que hay cinco opciones posibles. El primero fue mantener el status quo actual, es decir, un estado comunista dirigido por blancos. Pero eso no sería aceptable para la mayoría y de todos modos no funcionaría por mucho tiempo.

El segundo fue un regreso al status quo ante, es decir, un modelo capitalista liderado por blancos. Eso, como han dejado claro oradores anteriores, es totalmente inaceptable.

También existía la posibilidad de partición, es decir, la isla dividida entre una Cuba blanca y una negra. Eso se había sugerido en el pasado y no podía descartarse como una opción posible incluso ahora, a pesar de todas las dificultades que crearía.

La cuarta opción fue la regla de la mayoría negra.

Y, finalmente, existía la posibilidad de un gobierno condominial, es decir, de poder compartido por igual entre negros y blancos.

Moore dejó que la audiencia considerara qué opción podría ser la más adecuada. A pesar de sus críticas anteriores al gobierno por la forma en que ha manejado la cuestión racial, Moore concluyó diciendo que atribuía a la revolución el mérito de haber creado las condiciones en las que ahora se puede discutir el tema y, con suerte, resolverlo. Coincidió con Chailloux y Arandia en que lo más importante es que se reconozca abiertamente el problema y se inicie un diálogo nacional.

Los comentarios de Moore provocaron una acalorada discusión de tres horas que dejó en claro que la abrumadora mayoría rechazaba la partición y la mayoría de las otras opciones. Por inferencia, la única que parecía factible era la regla condominial. También sentían firmemente que no había dos culturas en guerra totalmente distintas que nunca podrían unirse, sino que Cuba estaba desarrollando una identidad distinta que era una mezcla de culturas africanas, españolas y varias otras. Cuba debería avanzar hacia esta visión.

Observaciones finales

Por Pablo Armando Fernandez

& # 34A veces, todavía, me pregunto: ¿qué es Cuba? ¿Qué es ser cubano? La respuesta, creo, es que es haber participado de una historia sin paralelo en nuestro hemisferio. Una historia que nos ha forjado en lo que somos. Una historia de lucha continua para hacer de Cuba una nación totalmente independiente, libre y soberana. Es una lucha compartida por los hijos e hijas de los conquistadores y los colonizadores. Pienso en Flor Crombet y en Quintin Banderas organizando a los descendientes de gallegos, asturianos, catalanes y vascos para hacer la guerra contra la corona española que era para ellos la patria.

& # 34Es bueno que se haya iniciado este diálogo entre cubanos. Es especialmente conmovedor que se desarrolle aquí, en Estados Unidos, donde la lucha por el respeto y la justicia de los hijos e hijas del éxodo forzado de África ha sido y es tan intensa.

& # 34 Mientras miro el mar de rostros ante mí, visualizo la Atlántida, con Cuba como su gran altar: un altar, un jardín donde todos los colores imaginables hacen de las flores una diadema inolvidable, perenne en su luz, en su esencia, en sus frutos, su semilla. Al verlo, mi espíritu se abre y entiendo más profundamente lo que es ser cubano.

& # 34España nos dio nuestro idioma y ayudó a dar forma a nuestro carácter África nos dio su poesía, su magia y mitos en los que el canto y la danza son un ritual del alma. Atribuyo al africano que hay en todos nosotros la tierna familiaridad y el cariño que hay entre nosotros. El color es simplemente un adorno, una prenda como la de la flor, nada más, y como ocurre con la flor, la esencia es la memoria, una memoria que nos compromete con la integración limpia, armoniosa y profunda que se encuentra en nuestras artes. : música, danza, poesía, escultura y pintura. Y aquí se siente con fuerza nuestro componente asiático, en la trompeta china que anima nuestras fiestas y en las obras de uno de nuestros mayores más ilustres: el pintor Wilfredo Lam.

& # 34Y no debemos olvidar a los aborígenes. Ellos también fueron parte de la lucha. Reavivan el espíritu de aquello que durante tres siglos ha sido un recuerdo que domina nuestro paisaje, y que en ciertas regiones del país apenas se conserva en lo que fue para los araucanos nuestro pan de cada día.

& # 34. Somos la flor, el jardín recuperamos el espíritu de la Atlántida. Al verlos a todos aquí, mi espíritu se eleva. Somos custodios del gran altar. & # 34

Los afrocubanos en la sociedad cubana: pasado, presente y futuro

16-17 de septiembre de 1999

Organizado por el Centro de Política Internacional, el Programa de Intercambio Cuba de la Universidad Johns Hopkins, el Programa de Estudios Latinoamericanos de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados Johns Hopkins y la Fundación Fernando Ortiz en La Habana.

Con la cooperación de TransAfrica Forum y la participación de miembros del Congressional Black Caucus
En el Auditorio Kenney de la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados,
Universidad Johns Hopkins
1740 Massachusetts Avenue, NW

8: 30-9: 00 a.m.
Café y registro

9: 00-9: 05 a.m.
Bienvenido
Wayne S. Smith, Center for International Policy y Johns Hopkins University, organizador de la conferencia

9: 05-9: 20 a.m.
Notas introductorias

Congresista Charles B. Rangel (D-NY)

9: 20-10: 50 a.m.
Sesión I - El pasado: desde la Guerra de los Diez Años hasta 1959
Moderador: Jean Stubbs, University of North London, coeditor (con Pedro Perez Sarduy) de AfroCuba: An Anthology of Cuban Writing on Race, Politics, and Culture

Aline Helg, Universidad de Texas, autora de Our Rightful Share: The AfroCuban Struggle for Equality, 1886-1912

Robin Moore, Temple University, autor de Nationalizing Blackness: Afrocubanism and Artistic Revolution in Cuba, 1920-1940

Pedro Pablo Rodríguez, Centro de Estudios Martianos, editor de Las Obras Completas de Jose Marti

11:00 a.m.-12: 30 p.m.
Sesión II - El presente: 1959 hasta hoy, en la isla
Moderador: Selena Mendy Singleton, TransAfrica Forum

Ana Cairo, Universidad de La Habana Rigoberto López, cineasta, ICAIC (Instituto Cubano de Cine)

Serafín (Tato) Quiñones, Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), autor de A Pie de Obra

2: 45-4: 15 p.m.
Sesión III - El presente, en la diáspora
Eduardo Barada, Habana Village, Washington, DC

Alberto Jones, Fondo para la Infancia del Caribe, Palm Coast, FL

Perdo Perez Sarduy, Marti-Maceo Cultural Society, Londres, autor de Cumbite and Other Poems

9: 00-10: 30 a.m.
Sesión IV - La importancia de la santería
Moderador: Serafín (Tato) Quinones

Miguel Barnet, Fundaci n Fernando Ortiz, autor de Akeke y la Jutia

Lazara Menéndez, Universidad de La Habana, autora de Estudios Afrocubanos

Natalia Bolivar Ar stegui, Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba, autora de Los Orishas en Cuba

Eugenio Matibag, Iowa State University, autor de Afro-Cuban Religious Experience: Cultural Reflections in Narrative

10:30 a.m.-12: 00 p.m.
Sesión V - El futuro
Moderador: Enrique Sosa, Universidad de La Habana, autor de Los Yanigos

Graciela Chailloux, Casa de Altos Estudios Don Fernando Ortiz

Gisela Arandia, Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)

Carlos Moore, Universidad de las Indias Occidentales en St. Augustine, Trinidad, autor de Castro, the Blacks in Africa

Pablo Armando Fernández, Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), autor de La panza del pez

Un video del panel final de la conferencia está disponible por $ 45.00. Además, los trabajos de Graciela Chailloux, Tato Quiñones, Natalia Bolivar y Gisela Arandia están disponibles por $ 4.00 cada uno.

Para obtener más información, comuníquese con: Kimberly Waldner al 202-232-3317 o escriba a:

Proyecto CIP-Cuba
1755 Massachusetts Ave. NW
Suite 312
Washington, D.C., 20036
o
[email protected]

Copyright (c) 1999-2001 Center for International Policy. Reservados todos los derechos.

Cualquier material de este documento puede citarse sin permiso, con crédito para el Centro de Política Internacional. El Centro es una organización de investigación y educación sin fines de lucro que se enfoca en la política de los Estados Unidos hacia el mundo en desarrollo y su impacto en los derechos humanos y las necesidades.

Las copias impresas de este informe están disponibles por US $ 1,50 cada una, o 50 centavos cada una para pedidos de 20 o más. Solicítelos por correo electrónico a [email protected], o envíe un cheque o giro postal y una nota con su dirección y número de copias a: IPR orders, Center for International Policy, 1755 Massachusetts Ave. NW, Suite 312, Washington, DC 20036.

[NOTA IMPORTANTE: Los puntos de vista y opiniones expresados ​​en esta lista son únicamente los de los autores y / o publicaciones, y no necesariamente representan o reflejan las posiciones políticas oficiales del Congreso Radical Negro (BRC). Las declaraciones oficiales de BRC, los documentos de posición, los comunicados de prensa, las alertas de acción y los anuncios se distribuyen exclusivamente a través de la lista BRC-PRESS. Como suscriptor de esta lista, se le ha agregado a la lista BRC-PRESS automáticamente.]

[Los artículos de BRC-NEWS se pueden reenviar y publicar en otras listas de correo, siempre que la redacción / atribución no se modifique de ninguna manera. En particular, si hay una referencia a un sitio web donde se encontraba originalmente un artículo, * no * elimine eso.

A menos que se indique lo contrario, * no * publique ni publique el texto completo de ningún artículo en sitios web o en forma impresa, sin obtener el permiso * explícito * del autor del artículo o del titular de los derechos de autor. Consulte las disposiciones de uso legítimo de la ley de derechos de autor de su país para obtener detalles sobre lo que puede y no puede hacer.


Contenido

Wayne nació como Marion Robert Morrison el 26 de mayo de 1907, en 224 South Second Street en Winterset, Iowa. [13] El periódico local, Winterset Madisonian, informó en la página 4 de la edición del 30 de mayo de 1907, que Wayne pesaba 13 libras. (alrededor de 6 kg.) al nacer. Wayne afirmó que su segundo nombre pronto se cambió de Robert a Michael cuando sus padres decidieron nombrar a su próximo hijo Robert, pero una investigación exhaustiva no ha encontrado tal cambio legal. El nombre legal de Wayne siguió siendo Marion Robert Morrison durante toda su vida. [14] [15]

El padre de Wayne, Clyde Leonard Morrison (1884-1937), era hijo del veterano de la Guerra Civil estadounidense Marion Mitchell Morrison (1845-1915). La madre de Wayne, la ex Mary "Molly" Alberta Brown (1885-1970), era del condado de Lancaster, Nebraska. Wayne tenía ascendencia escocesa, inglesa e irlandesa. [16] Su tatarabuelo Robert Morrison (n. 1782) dejó el condado de Antrim, Irlanda, y su madre llegó a Nueva York en 1799 y finalmente se instaló en el condado de Adams, Ohio. Los Morrison eran originarios de la isla de Lewis en las Hébridas Exteriores, Escocia. [17] Fue criado presbiteriano. [18]

La familia de Wayne se mudó a Palmdale, California, y luego en 1916 a Glendale en 404 Isabel Street, donde su padre trabajaba como farmacéutico. Asistió a la preparatoria Glendale Union High School, donde se desempeñó bien tanto en los deportes como en el mundo académico. Wayne era parte del equipo de fútbol de su escuela secundaria y su equipo de debate. También fue el presidente de la Sociedad Latina y contribuyó a la columna de deportes del periódico de la escuela. [19]

Un bombero local en la estación de camino a la escuela en Glendale comenzó a llamarlo "Little Duke" porque nunca iba a ningún lado sin su enorme Airedale Terrier, Duke. [20] [21] Prefería "Duke" a "Marion", y el apodo se quedó. Wayne asistió a la escuela secundaria Wilson en Glendale. Cuando era adolescente, trabajó en una heladería para un hombre que herraba caballos para los estudios de Hollywood. También estuvo activo como miembro de la Orden de DeMolay. Jugó fútbol para el equipo de Glendale High School campeón de la liga de 1924. [22]

Wayne se postuló para la Academia Naval de los Estados Unidos, pero no fue aceptado. En cambio, asistió a la Universidad del Sur de California (USC), con especialización en pre-derecho. Fue miembro de las fraternidades Trojan Knights y Sigma Chi. [23]: 30 Wayne también jugó en el equipo de fútbol americano de la USC con el entrenador Howard Jones. Una fractura en la clavícula redujo su carrera atlética. Wayne luego notó que estaba demasiado aterrorizado por la reacción de Jones como para revelar la causa real de su lesión, un accidente de bodyboard. [24] Perdió su beca deportiva y, sin fondos, tuvo que dejar la universidad. [25] [26]

Trabajos iniciales y primer papel principal Editar

Como un favor para el entrenador Jones, quien le había dado a la estrella del cine mudo Tom Mix entradas para los juegos de la USC, el director John Ford y Mix contrataron a Wayne como ayudante de utilería y extra. [27] [28] Wayne más tarde atribuyó su caminar, hablar y personalidad a su amistad con Wyatt Earp, quien era un buen amigo de Tom Mix. [27] Wayne pronto se trasladó a papeles secundarios, estableciendo una larga amistad con el director que proporcionó la mayoría de esos papeles, John Ford. A principios de este período tuvo un papel menor, no acreditado, como guardia en la película de 1926. Bardelys el Magnífico. Wayne también apareció con sus compañeros de equipo de la USC jugando al fútbol en Brown de Harvard (1926), El Dropkick (1927) y Saludo (1929) y Columbia's Hacedor de hombres (filmado en 1930, estrenado en 1931). [29]

Mientras trabajaba para Fox Film Corporation en papeles pequeños, Wayne recibió crédito en pantalla como "Duke Morrison" solo una vez, en Palabras y Música (1929). El director Raoul Walsh lo vio moviendo muebles de estudio mientras trabajaba como niño de utilería y lo eligió para su primer papel protagónico en El gran sendero (1930). Para su nombre de pantalla, Walsh sugirió "Anthony Wayne", después del general de la Guerra Revolucionaria "Mad" Anthony Wayne. El director de Fox Studios, Winfield Sheehan, lo rechazó por sonar "demasiado italiano". Walsh luego sugirió "John Wayne". Sheehan estuvo de acuerdo y se puso el nombre. Wayne ni siquiera estuvo presente para la discusión. [30] Su salario se elevó a $ 105 por semana. [31]

El gran sendero iba a ser el primer espectáculo al aire libre de gran presupuesto de la era del sonido, realizado a un costo entonces asombroso de más de $ 2 millones, utilizando cientos de extras y amplias vistas del suroeste de Estados Unidos, todavía en gran parte despoblado en ese momento. Para aprovechar el impresionante paisaje, se filmó en dos versiones, una versión estándar de 35 mm y otra en el nuevo proceso de película Grandeur de 70 mm, utilizando una cámara y lentes innovadores. Muchos en la audiencia que lo vieron en Grandeur se pusieron de pie y vitorearon. Sin embargo, solo un puñado de teatros estaban equipados para mostrar la película en su proceso de pantalla ancha, y el esfuerzo fue en gran parte en vano. La película fue considerada un gran fracaso de taquilla en ese momento, pero llegó a ser muy apreciada por la crítica moderna. [32]

Películas posteriores, avances y años de guerra Editar

Tras el fracaso comercial de El gran sendero, Wayne fue relegado a pequeños papeles en A-pictures, incluyendo Columbia El engañador (1931), en la que interpretó a un cadáver. Apareció en la serie Los tres mosqueteros (1933), una versión actualizada de la novela de Alexandre Dumas en la que los protagonistas eran soldados de la Legión Extranjera Francesa en la entonces contemporánea África del Norte. Interpretó el papel principal, con su nombre sobre el título, en muchos westerns de Poverty Row de bajo presupuesto, principalmente en Monogram Pictures y series para Mascot Pictures Corporation. Según la propia estimación de Wayne, apareció en aproximadamente 80 de estas óperas a caballo entre 1930 y 1939. [33] En Jinetes del destino (1933), se convirtió en uno de los primeros vaqueros cantantes del cine, aunque a través del doblaje. [34] Wayne también apareció en algunos de los Tres mezquiteers Westerns, cuyo título era una obra de teatro sobre el clásico de Dumas. Fue asesorado por especialistas en equitación y otras habilidades occidentales. [29] El especialista Yakima Canutt y Wayne desarrollaron y perfeccionaron acrobacias y técnicas de puñetazos en pantalla que todavía están en uso. [35] Una de las principales innovaciones que se le atribuye a Wayne en estos primeros westerns de Poverty Row es permitir que los buenos peleen de manera tan convincente como los malos, no siempre haciéndolos pelear limpiamente. Wayne afirmó: "Antes de que yo llegara, era una práctica estándar que el héroe siempre debía luchar limpio. Se permitía que el pesado golpeara al héroe en la cabeza con una silla o le arrojara una lámpara de queroseno o le diera una patada en el estómago, pero el El héroe sólo podía derribar al villano cortésmente y luego esperar hasta que se levantara. Cambié todo eso. Tiré sillas y lámparas. Luché duro y luché sucio. Luché para ganar ". [36]

El segundo papel revolucionario de Wayne llegó con John Ford Diligencia (1939). Debido al estatus de película B de Wayne y su historial en westerns de bajo presupuesto durante la década de 1930, Ford tuvo dificultades para obtener financiamiento para lo que iba a ser una película de presupuesto A. Después del rechazo de todos los grandes estudios, Ford llegó a un acuerdo con el productor independiente Walter Wanger en el que Claire Trevor, una estrella mucho más importante en ese momento, recibió la mejor facturación. Diligencia fue un gran éxito crítico y financiero, y Wayne se convirtió en una estrella de la corriente principal. Louise Platt, miembro del reparto, le dio crédito a Ford por decir en ese momento que Wayne se convertiría en la estrella más grande de la historia debido a su atractivo como el arquetipo del "hombre común". [37]

La entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial resultó en una avalancha de apoyo al esfuerzo bélico de todos los sectores de la sociedad, y Hollywood no fue la excepción. Wayne fue eximido del servicio debido a su edad (34 en el momento de Pearl Harbor) y estado familiar (clasificado como 3-A - aplazamiento familiar). Wayne escribió repetidamente a John Ford diciendo que quería alistarse, en una ocasión preguntando si podía ingresar a la unidad militar de Ford. [38] Wayne no intentó evitar su reclasificación como 1-A (elegible para el draft), pero Republic Studios se resistió enfáticamente a perderlo ya que era su único actor de primera categoría bajo contrato. Herbert J. Yates, presidente de Republic, amenazó a Wayne con una demanda si abandonaba su contrato, [39] y Republic Pictures intervino en el proceso de Servicio Selectivo, solicitando un aplazamiento adicional de Wayne. [40]

Los registros de los Archivos Nacionales de EE. UU. Indican que Wayne, de hecho, hizo una solicitud [41] para servir en la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), precursora de la CIA moderna, y había sido aceptado dentro del tocho asignado por el Ejército de los EE. UU. A la OSS. William J. Donovan, comandante de OSS, le escribió a Wayne una carta informándole de su aceptación en la Unidad Fotográfica de Campo, pero la carta fue a la casa de su ex esposa Josephine. Ella nunca se lo contó. Wayne realizó una gira por las bases y los hospitales estadounidenses en el Pacífico Sur durante tres meses en 1943 y 1944, [42] con la USO. [43] [44] [45] Durante este viaje, llevó a cabo una solicitud de Donovan para evaluar si el general Douglas MacArthur, comandante del Área del Pacífico Sudoeste, o su personal estaban obstaculizando el trabajo de la OSS. [21]: 88 Donovan más tarde emitió a Wayne un Certificado de Servicio OSS para conmemorar la contribución de Wayne a la misión OSS. [21]: 88 [46]

Según muchos informes, su incapacidad para servir en el ejército se convirtió más tarde en la parte más dolorosa de su vida. [38] Su viuda sugirió más tarde que su patriotismo en las últimas décadas surgió de la culpa, escribiendo: "Se convertiría en un 'superpatriota' por el resto de su vida tratando de expiar por quedarse en casa". [47]

La primera película en color de Wayne fue Pastor de las colinas (1941), en la que coprotagonizó con su viejo amigo Harry Carey. Al año siguiente, apareció en su única película dirigida por Cecil B. DeMille, la épica Technicolor Cosecha el viento salvaje (1942), en la que coprotagonizó con Ray Milland y Paulette Goddard, fue una de las raras ocasiones en que interpretó a un personaje con valores cuestionables.

Como la mayoría de las estrellas de Hollywood de su época, Wayne apareció como invitado en programas de radio como: El show de Hedda Hopper y El show de Louella Parsons. Hizo una serie de apariciones en papeles dramáticos, principalmente recreaciones para la radio de sus propios papeles cinematográficos, en programas como Casa de juegos de directores de pantalla y Teatro Lux Radio. Durante seis meses en 1942, Wayne protagonizó su propia serie de aventuras por radio, Tres hojas al viento, producida por el director de cine Tay Garnett. En la serie, un programa internacional de espías / detectives, Wayne interpretó a Dan O'Brien, un detective que usaba el alcoholismo como máscara para sus esfuerzos de investigación. Garnett pretendía que el programa fuera una especie de piloto para una versión cinematográfica, aunque la película nunca llegó a buen término. Ningún episodio de la serie con Wayne parece haber sobrevivido, aunque existe un episodio de demostración con Brian Donlevy en el papel principal. Wayne, no Donlevy, interpretó el papel a lo largo de la serie que se transmite por NBC. [48]

El director Robert Rossen ofreció el papel protagónico en Todos los hombres del rey (1949) a Wayne. Wayne se negó, creyendo que el guión era antiestadounidense en muchos sentidos. [49] Broderick Crawford, quien finalmente fue elegido para el papel, ganó el Oscar de 1949 al mejor actor masculino, irónicamente superando a Wayne, quien había sido nominado por Arenas de Iwo Jima (1949).

1950 editar

Perdió el papel principal de Jimmy Ringo en El pistolero (1950) a Gregory Peck debido a su negativa a trabajar para Columbia Pictures porque su jefe, Harry Cohn, lo había maltratado años antes cuando era un joven jugador contratado. Cohn le había comprado el proyecto a Wayne, pero el resentimiento de Wayne era demasiado profundo, y Cohn vendió el guión a Twentieth Century Fox, que eligió a Peck para el papel que Wayne tanto deseaba pero por el que se negó a ceder. [49] [50]

Batjac, la compañía de producción cofundada por Wayne en 1952, recibió su nombre de la compañía naviera ficticia Batjak en Estela de la Bruja Roja (1948), película basada en la novela de Garland Roark. (Se permitió un error de ortografía por parte de la secretaria de Wayne, lo que explica la variación). [49] Batjac (y su predecesor, Wayne-Fellows Productions) fue el brazo a través del cual Wayne produjo muchas películas para él y otras estrellas. Sus producciones más conocidas fuera de Wayne fueron Siete hombres a partir de ahora (1956), que inició la clásica colaboración entre el director Budd Boetticher y la estrella Randolph Scott, y Gun the Man Down (1956) con el jugador contratado James Arness como forajido.

Uno de los papeles más populares de Wayne fue en El Alto y el Poderoso (1954), dirigida por William Wellman y basada en una novela de Ernest K. Gann. Su interpretación de un copiloto heroico ganó elogios generalizados. Wayne también interpretó a aviadores en Tigres voladores (1942), Cuellos de cuero voladores (1951), Isla en el cielo (1953), Las alas de las águilas (1957) y Piloto de jet (1957).

Apareció en casi dos docenas de películas de John Ford durante veinte años, incluyendo Llevaba una cinta amarilla (1949), El hombre tranquilo (1952), Las alas de las águilas (1957), etc. La primera película en la que llamó a alguien "Pilgrim", Ford Los buscadores (1956), a menudo se considera que contiene la mejor y más compleja interpretación de Wayne. [51]

El 14 de mayo de 1958, Hal Kanter Me casé con una mujer tuvo su inauguración en Los Ángeles. En él, Wayne hizo un cameo como él mismo. [52] El 2 de octubre, John Huston El bárbaro y la geisha tiene su inauguración en Nueva York, donde Wayne juega el papel principal. [53]

Howard Hawks Rio Bravo se estrenó el 18 de marzo de 1959. En ella, Wayne interpreta el papel principal de un conjunto que consiste en Angie Dickinson, Dean Martin, Ricky Nelson, Walter Brennan y Ward Bond. [54] John Ford Los soldados a caballo tuvo su estreno mundial en Shreveport, Louisiana el 18 de junio. Ambientada durante la Guerra Civil Americana, Wayne comparte el liderazgo con William Holden. [55]

1960 Editar

En 1960, Wayne dirigió y produjo El Alamo. Fue nominado como productor de Mejor Película. [56] Ese año Wayne también actuó en Henry Hathaway Norte a Alaska. [57]

El 23 de mayo de 1962, Wayne actuó en John Ford El hombre que mató a Liberty Valance con James Stewart. [59] El 29 de mayo, se estrenó Howard Hawks's ¡Hatari!. En él, Wayne juega el papel principal. [60] El 4 de octubre El día más largo comenzó su carrera teatral, donde Wayne actuó entre un elenco de conjunto. [61]

El 20 de febrero de 1963, Wayne actuó en uno de los segmentos de Como fue ganado el Oeste. [62] El 12 de junio, Wayne interpretó el papel principal en su última película de John Ford llamada Arrecife de Donovan. [63] El 13 de noviembre, se estrenó otra película protagonizada por Wayne, Andrew V. McLaglen's McLintock!. [64]

En 1964, Wayne actuó en Henry Hathaway Mundo del circo. [65]

El 15 de febrero de 1965, Wayne interpretó el papel de un centurión en la película de George Stevens. La historia más grande jamás contada. [66] El 6 de abril, compartió la mejor facturación con Kirk Douglas en Otto Preminger's En el sendero de lastimas. [67] El 13 de junio, actuó en Henry Hathaway Los hijos de Katie Elder. [68]

El 24 de mayo de 1967, Wayne actuó en Burt Kennedy El vagón de guerra. [70] Su segunda película ese año, Howard Hawks El Dorado, estrenada el 7 de junio [71].

En 1968, Wayne codirigió con Ray Kellogg. Los boinas verdes. [72] la única película importante realizada durante la Guerra de Vietnam en apoyo de la guerra. [25] Wayne quería hacer esta película porque en ese momento Hollywood tenía poco interés en hacer películas sobre la guerra de Vietnam. [73] Durante el rodaje de Los boinas verdes, el pueblo Degar o Montagnard de las tierras altas centrales de Vietnam, feroces luchadores contra el comunismo, le otorgó a Wayne un brazalete de bronce que usó en la película y en todas las películas posteriores. [49] También ese año, Wayne actuó en Andrew V. McLaglen Hellfighters. [74]

El 13 de junio de 1969, Henry Hathaway True Grit estrenado. Por su papel, Wayne ganó el premio al Mejor Actor en los Premios de la Academia. [75] En noviembre de ese año se estrenó otra película protagonizada por Wayne, Andrew V. McLaglen's El invicto. [76]

Década de 1970: carrera posterior Editar

El 26 de abril de 1970 CBS lanzó el especial de televisión ¡Raquel! dirigida por David Winters, en la que fue invitado. Fue protagonizada por Raquel Welch, y otros invitados incluyeron a Tom Jones y Bob Hope. [77] El día del estreno, el programa recibió una participación del 51% en las calificaciones nacionales de ARB y una impresionante calificación Overnight New York Nielsen de 58%. [78] [79] El 24 de junio, Andrew V. McLaglen's Chisum comenzó a jugar en los cines. Wayne asume el papel del dueño de un rancho de ganado, quien descubre que un hombre de negocios está tratando de poseer ilegalmente tierras vecinas. [80] El 16 de septiembre, Howard Hawks Rio Lobo estrenado. Wayne interpreta al coronel Cord McNally, quien se enfrenta a soldados confederados que robaron un cargamento de oro al final de la guerra civil. [81]

En junio de 1971, George Sherman Gran jake hizo su debut. En él, Wayne interpreta el papel de un padre separado que debe localizar a una pandilla que secuestró a su hijo. [82]

En 1972, Wayne actuó en Mark Rydell Los vaqueros. Vincent Canby de Los New York Times, que no se preocupó especialmente por la película, escribió: "Wayne es, por supuesto, maravillosamente indestructible, y se ha convertido en una figura paterna casi perfecta". [83]

El 7 de febrero de 1973, Burt Kennedy Los ladrones de trenes abrió. En él, Wayne actúa junto a Ann-Margret y Rod Taylor. [84] El 27 de junio, se estrenó Cahill U.S. Marshal de Andrew V. McLaglen. En él, Wayne actúa junto a George Kennedy y Gary Grimes. [85]

En 1974, Wayne asumió el papel del detective epónimo en el drama criminal de John Sturges. McQ. [86]

El 25 de marzo de 1975, Douglas Hickox's Brannigan estrenado. En él, Wayne interpretó a un teniente de la policía de Chicago llamado Jim Brannigan en la caza del líder del crimen organizado. [87] El 17 de octubre Gallo Cogburn comenzó su carrera teatral. En él, Wayne repitió su papel como el mariscal estadounidense Reuben J. "Rooster" Cogburn.. [88]

En 1976, Wayne actuó en Don Siegel's El tirador. Fue el último papel cinematográfico de Wayne, cuyo personaje principal, J. B. Books, se estaba muriendo de cáncer, al que el propio Wayne sucumbió tres años después. Contiene numerosas similitudes argumentales con El pistolero de casi treinta años antes, un papel que Wayne había querido pero rechazado. [49] Tras su estreno en cines, recaudó 13.406.138 dólares a nivel nacional. Se ganaron alrededor de $ 6 millones como alquileres de salas de cine en Estados Unidos. [89] Fue nombrada una de las diez mejores películas de 1976 por el National Board of Review. El crítico de cine Roger Ebert del Chicago Sun-Times clasificado El tirador número 10 en su lista de las 10 mejores películas de 1976. [90] La película fue nominada a un Oscar, un Globo de Oro, un premio cinematográfico BAFTA y un premio del Writers Guild of America. La película tiene actualmente una calificación de 86% "Fresca" en el sitio web del agregador de reseñas Rotten Tomatoes, según 22 reseñas. [91] La película fue nominada por el American Film Institute como una de las mejores películas del Oeste en 2008. [92]

Aunque se inscribió en un estudio de una vacuna contra el cáncer en un intento por evitar la enfermedad, [93] Wayne murió de cáncer de estómago el 11 de junio de 1979 en el Centro Médico de UCLA. [94] Fue enterrado en el cementerio Pacific View Memorial Park en Corona del Mar, Newport Beach. Según su hijo Patrick y su nieto Matthew Muñoz, quien era sacerdote en la Diócesis de Orange en California, Wayne se convirtió al catolicismo romano poco antes de su muerte. [95] [96] [97] Pidió que su lápida dijera "Feo, Fuerte y Formal", un epitafio español que Wayne describió como "feo, fuerte y digno". [98] Su tumba, que estuvo sin marcar durante 20 años, ha sido marcada desde 1999 con la cita:

El mañana es lo más importante de la vida. Entra en nosotros a medianoche muy limpio. Es perfecto cuando llega y se pone en nuestras manos. Espera que hayamos aprendido algo de ayer. [99] [100]

Durante la mayor parte de su vida, Wayne fue un republicano conservador prominente en Hollywood, que apoyó las posiciones anticomunistas. [101] Sin embargo, votó por el presidente demócrata Franklin D. Roosevelt en las elecciones presidenciales de 1936 y expresó su admiración por el sucesor de Roosevelt, su compañero presidente demócrata Harry S. Truman. [102] Participó en la creación de la conservadora Motion Picture Alliance for the Preservation of American Ideals en febrero de 1944, y fue elegido presidente de esa organización en 1949. Un ardiente anticomunista y partidario vocal del Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara, el hizo Big Jim McLain (1952) consigo mismo como investigador del HUAC para demostrar su apoyo a la causa del anticomunismo. Sus puntos de vista personales encontraron expresión como un ejecutor interno proactivo de la "Lista Negra" que niega el empleo y socava las carreras de muchos actores y escritores que habían expresado sus creencias políticas personales antes en la vida. Se supone que el líder soviético Joseph Stalin dijo que Wayne debería ser asesinado por su política anticomunista, a pesar de ser fanático de sus películas. [103] [104] Wayne era partidario del senador Joseph McCarthy. [105]

Wayne apoyó al vicepresidente Richard Nixon en las elecciones presidenciales de 1960, pero expresó su visión de patriotismo cuando John F. Kennedy ganó las elecciones: "No voté por él, pero es mi presidente y espero que haga un buen trabajo. " [106] Usó su poder de estrella para apoyar causas conservadoras, incluido el apoyo a la guerra de Vietnam al producir, codirigir y protagonizar la película de éxito financiero. Los boinas verdes (1968). [107] En 1960, se unió a la anticomunista John Birch Society, pero renunció después de que la organización denunciara la fluoración de los suministros de agua como un complot comunista. [108]

Debido a su estatus como la estrella republicana de más alto perfil en Hollywood, los adinerados partidarios del Partido Republicano de Texas le pidieron a Wayne que se postulara para un cargo nacional en 1968, como su amigo y compañero actor, el senador George Murphy. Él se negó, bromeando diciendo que no creía que el público considerara seriamente a un actor en la Casa Blanca. En cambio, apoyó las campañas de su amigo Ronald Reagan para gobernador de California en 1966 y 1970. Se le pidió que fuera el compañero de fórmula del gobernador demócrata de Alabama, George Wallace, en 1968, pero inmediatamente rechazó la oferta [101] e hizo campaña activamente a favor de Richard Nixon. [109] Wayne se dirigió a la Convención Nacional Republicana de 1968 en su día inaugural. [108]

Wayne discrepaba abiertamente con muchos conservadores sobre la cuestión de la devolución del Canal de Panamá, ya que apoyó el Tratado del Canal de Panamá a mediados de la década de 1970 [110] mientras que líderes republicanos como Reagan, Jesse Helms y Strom Thurmond querían que Estados Unidos mantuviera el control total. del canal, Wayne y su compañero conservador William F. Buckley creían que los panameños tenían derecho al canal y se pusieron del lado del presidente Jimmy Carter. Wayne era un amigo cercano del líder panameño Omar Torrijos Herrera, y la primera esposa de Wayne, Josephine, era nativa de Panamá. Su apoyo al tratado le trajo correo de odio por primera vez en su vida. [111] [112]

La activista de izquierda Abbie Hoffman rindió homenaje a la singularidad de Wayne, diciendo: "Me gusta la integridad de Wayne, su estilo. En cuanto a su política, bueno, supongo que incluso los hombres de las cavernas sintieron un poco de admiración por los dinosaurios que intentaban devorarlos". [113]

1971 Playboy entrevista Editar

En mayo de 1971, Playboy La revista publicó una entrevista con Wayne, en la que expresó su apoyo a la guerra de Vietnam, [114] y fue noticia por sus opiniones sobre temas sociales y relaciones raciales en los Estados Unidos: [115]

Con muchos negros, hay bastante resentimiento junto con su disensión, y posiblemente con razón. Pero no podemos, de repente, arrodillarnos y entregar todo al liderazgo de los negros. Creo en la supremacía blanca hasta que los negros sean educados hasta un punto de responsabilidad. . No creo que hicimos nada mal al quitar este gran país a los indios. Nuestro supuesto robo de este país fue solo una cuestión de supervivencia. Había un gran número de personas que necesitaban nuevas tierras y los indios trataban egoístamente de quedárselas. [23]: 289 [116]

En el mismo Playboy entrevista, Wayne llama a los dos personajes principales en Vaquero de medianoche "maricones" por el supuesto "amor de esos dos hombres". [117] También respondió a preguntas sobre si los programas sociales eran buenos para el país:

Sé todo sobre eso. A finales de los años veinte, cuando era estudiante de segundo año en la USC, yo mismo era socialista, pero no cuando me fui. El chico universitario promedio idealista desea que todos puedan comer helado y pastel en cada comida. Pero a medida que envejece y piensa más en sus responsabilidades y en las de su prójimo, descubre que no puede funcionar de esa manera, que algunas personas simplemente no llevan su carga. Creo en el bienestar: un programa de trabajo de bienestar. No creo que un chico deba poder sentarse sobre su trasero y recibir asistencia social. Me gustaría saber por qué los idiotas bien educados siguen disculpándose por las personas perezosas y quejicas que piensan que el mundo les debe la vida. Me gustaría saber por qué ponen excusas a los cobardes que escupen en la cara a los policías y luego corren detrás de las hermanas judiciales sollozantes. No puedo entender a estas personas que llevan pancartas para salvar la vida de algún criminal, pero no piensan en la víctima inocente. [114]

En febrero de 2019, el Playboy resurgió la entrevista, [118] que dio lugar a pedidos para que se cambiara el nombre del aeropuerto John Wayne. [119] Ethan, el hijo de John Wayne, lo defendió diciendo: "Sería una injusticia juzgar a alguien basándose en una entrevista que se está utilizando fuera de contexto". [120] Los llamamientos para volver a cambiar el aeropuerto al aeropuerto del condado de Orange se renovaron durante las protestas de George Floyd en junio de 2020. [121]

Del mismo modo, en octubre de 2019, estudiantes activistas de la USC pidieron la retirada de una exposición dedicada al actor, citando la entrevista. [122] En julio de 2020, se anunció que la exhibición sería eliminada. [123]

Wayne se casó tres veces y se divorció dos veces. Sus tres esposas incluían una de ascendencia hispanoamericana, Josephine Alicia Saenz, y dos de América Latina, Esperanza Baur y Pilar Pallete. Tuvo cuatro hijos con Josephine: Michael Wayne (23 de noviembre de 1934 - 2 de abril de 2003), Mary Antonia "Toni" Wayne LaCava (25 de febrero de 1936 - 6 de diciembre de 2000), Patrick Wayne (nacido el 15 de julio de 1939), y Melinda Wayne Munoz (nacida el 3 de diciembre de 1940). Tuvo tres hijos más con Pilar: Aissa Wayne (nacida el 31 de marzo de 1956), John Ethan Wayne (nacido el 22 de febrero de 1962) y Marisa Wayne (nacida el 22 de febrero de 1966).

Pilar era una ávida tenista. En 1973, lo animó a construir el John Wayne Tennis Club en Newport Beach, CA. En 1995, el club fue vendido a Ken Stuart, ex director general, y se convirtió en Palisades Tennis Club.

Varios de los hijos de Wayne ingresaron a la industria del cine y la televisión. Son Ethan fue anunciado como John Ethan Wayne en algunas películas, e interpretó a uno de los protagonistas en la actualización de la década de 1990 de la Adam-12 series de televisión. [124] La nieta Jennifer Wayne, hija de Aissa, es miembro del grupo de música country Runaway June. [125]

Su divorcio más tormentoso fue el de Esperanza Baur, una ex actriz mexicana. Ella creía que Wayne y su coprotagonista Gail Russell estaban teniendo una aventura, una afirmación que tanto Wayne como Russell negaron. La noche la pelicula Ángel y el hombre malo (1947) terminada, hubo la fiesta habitual para el elenco y el equipo, y Wayne llegó a casa muy tarde. Esperanza estaba borracha cuando él llegó y trató de dispararle mientras entraba por la puerta principal. [49]

Wayne tuvo varias aventuras de alto perfil, incluida una con Merle Oberon que duró de 1938 a 1947. [126] Después de su separación de Pilar, en 1973, Wayne se involucró sentimentalmente y vivió con su exsecretaria Pat Stacy (1941-1995) hasta que su muerte en 1979. [25] Publicó un libro sobre su vida con él en 1983, titulado Duke: una historia de amor. [127]

El cabello de Wayne comenzó a debilitarse en la década de 1940 y había comenzado a usar un postizo a fines de la década. [128] Ocasionalmente se le veía en público sin el postizo (como, según Vida revista, en el funeral de Gary Cooper). Durante una aparición en la Universidad de Harvard, un estudiante le preguntó a Wayne: "¿Es cierto que tu toupée es mohair real?" Él respondió: "Bueno, señor, eso es cabello real. No es mío, sino cabello real". [129]

Un amigo cercano, el congresista de California Alphonzo E. Bell Jr., escribió sobre Wayne: "La personalidad y el sentido del humor de Duke estaban muy cerca de lo que el público en general veía en la pantalla grande. Quizás se muestre mejor en estas palabras que había grabado en una placa: "Cada uno de nosotros es una mezcla de algunas cualidades buenas y otras no tan buenas. Al considerar al prójimo, es importante recordar las cosas buenas. Debemos abstenernos de emitir juicios solo porque un tipo es un sucio y podrido Hijo de puta '"[130]

El biógrafo de Wayne, Michael Munn, hizo una crónica de los hábitos de bebida de Wayne. [21] Según las memorias de Sam O'Steen, Ir al grano, los directores de estudio sabían rodar las escenas de Wayne antes del mediodía, porque por la tarde "era un borracho malvado". [131] Había sido un fumador empedernido de cigarrillos desde la edad adulta y se le diagnosticó cáncer de pulmón en 1964. Se sometió a una cirugía exitosa para extirparle todo el pulmón izquierdo [93] y cuatro costillas. A pesar de los esfuerzos de sus socios comerciales para evitar que haga pública su enfermedad por temor a que le cueste trabajo, Wayne anunció que tenía cáncer y pidió al público que se hiciera exámenes preventivos. Cinco años después, Wayne fue declarado libre de cáncer. A Wayne se le atribuye haber acuñado el término "La Gran C" como eufemismo para el cáncer. [132]

Era masón, maestro masón en Marion McDaniel Lodge No. 56 F & ampAM, en Tucson, Arizona. [133] [134] [135] Se convirtió en Masón de Rito Escocés de Grado 32 y más tarde se unió al Templo del Santuario Al Malaikah en Los Ángeles. Se convirtió en miembro del Rito de York. [136] [137] A principios de la década de 1960, Wayne viajó a menudo a Panamá y compró la isla de Taborcillo frente a la costa. Fue vendido por su patrimonio a su muerte.

El yate de Wayne, el Ganso salvaje, era una de sus posesiones favoritas. Lo mantuvo atracado en el puerto de Newport Beach y fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos de Estados Unidos en 2011. [138]

Wayne era aficionado a la literatura, siendo sus autores favoritos Charles Dickens, Arthur Conan Doyle y Agatha Christie. Sus libros favoritos fueron David Copperfield, y las novelas históricas de Conan Doyle La Compañía Blanca y Sir Nigel. En El hombre tranquilo, Wayne le dice a Michaeleen "Óge" Flynn que mide seis pies "cuatro y medio" (194 cm), una altura que está respaldada por su viuda Pilar Wayne en su libro. John Wayne: mi vida con el duque. [139] Usó el mismo revólver Colt Single Action Army de 1873 en muchos de los westerns en los que apareció. [140] [141]

Premios, celebraciones y hitos Editar

El estado perdurable de Wayne como un estadounidense icónico fue reconocido formalmente por el gobierno de los Estados Unidos en forma de las dos condecoraciones civiles más altas. En su cumpleaños número 72, el 26 de mayo de 1979, Wayne recibió la Medalla de Oro del Congreso. Figuras de Hollywood y líderes estadounidenses de todo el espectro político, incluidos Maureen O'Hara, Elizabeth Taylor, Frank Sinatra, Mike Frankovich, Katharine Hepburn, el general y la señora Omar Bradley, Gregory Peck, Robert Stack, James Arness y Kirk Douglas, testificaron al Congreso en apoyo del premio. Robert Aldrich, presidente del Gremio de Directores de América, hizo una declaración particularmente notable:

Es importante que sepa que soy un demócrata registrado y, que yo sepa, no comparto ninguna de las opiniones políticas defendidas por Duke. Sin embargo, ya sea que esté sano o mal dispuesto, John Wayne está mucho más allá del puntero político normal en esta comunidad. Por su valentía, su dignidad, su integridad, y por su talento como actor, su fuerza como líder, su calidez como ser humano a lo largo de su ilustre carrera, tiene derecho a un lugar único en nuestro corazón y en nuestra mente. En esta industria, a menudo juzgamos a las personas, a veces injustamente, preguntándoles si han pagado sus cuotas. John Wayne ha pagado sus cuotas una y otra vez, y me enorgullece considerarlo un amigo y estoy muy a favor de que mi gobierno reconozca de alguna manera importante la contribución que ha hecho el Sr. Wayne. [142]

Wayne recibió póstumamente la Medalla Presidencial de la Libertad el 9 de junio de 1980 por el presidente Jimmy Carter. Había asistido al baile inaugural de Carter en 1977 "como miembro de la oposición leal", como él lo describió. En 1998, la US Navy Memorial Foundation le otorgó el premio Naval Heritage Award por su apoyo a la Armada y al ejército durante su carrera cinematográfica.En 1999, el American Film Institute (AFI) nombró a Wayne en el puesto 13 entre las mayores leyendas masculinas del cine clásico de Hollywood.

Varias ubicaciones públicas llevan el nombre de Wayne, incluido el aeropuerto John Wayne en el condado de Orange, California, donde una estatua de bronce de 9 pies (2,7 m) se encuentra en la entrada [115] de la Marina John Wayne [144] para la cual Wayne legó el terreno, cerca de Sequim, Washington John Wayne Elementary School (PS 380) en Brooklyn, Nueva York, que cuenta con un mural de mosaico de 38 pies (12 m) realizado por el artista neoyorquino Knox Martin [145] titulado "John Wayne y el estadounidense Frontier "[146] y más de 100 millas (160 km) llamado" John Wayne Pioneer Trail "en el Parque Estatal Iron Horse de Washington. En la esquina de La Cienega Boulevard y Wilshire Boulevard en Beverly Hills, California, se erigió una estatua de bronce de Wayne más grande que el tamaño natural sobre un caballo, en las antiguas oficinas de Great Western Savings and Loan Corporation, para la cual Wayne había hecho un número de comerciales. En la ciudad de Maricopa, Arizona, parte de la ruta estatal 347 de Arizona se llama John Wayne Parkway, que atraviesa el centro de la ciudad.

En 2006, amigos de Wayne y su antiguo socio comercial de Arizona, Louis Johnson, inauguraron los eventos "Louie and the Duke Classics" en beneficio de la John Wayne Cancer Foundation [147] y la American Cancer Society. [148] [149] El evento de fin de semana de cada otoño en Casa Grande, Arizona, incluye un torneo de golf, una subasta de objetos de interés de John Wayne y una competencia de cuerdas por equipos. [148]

Varias celebraciones tuvieron lugar el 26 de mayo de 2007, el centenario del nacimiento de Wayne. Una celebración en el lugar de nacimiento de John Wayne en Winterset, Iowa, incluyó cenas de chuck-wagon, conciertos de Michael Martin Murphey y Riders in the Sky, una revista del salvaje oeste al estilo del espectáculo del salvaje oeste de Buffalo Bill y un simposio de vaqueros con los coprotagonistas de Wayne. , productores y clientes. Las películas de Wayne se proyectaron repetidamente en el teatro local. Se inició la construcción del Centro de Aprendizaje y Museo del Lugar de Nacimiento de New John Wayne en una ceremonia que consistió en más de 30 miembros de la familia de Wayne, entre ellos Melinda Wayne Muñoz, Aissa, Ethan y Marisa Wayne. Más tarde ese año, el gobernador de California Arnold Schwarzenegger y la primera dama Maria Shriver incorporaron a Wayne al Salón de la Fama de California, ubicado en el Museo de Historia, Mujeres y Artes de California. [150]

En 2016, el asambleísta republicano Matthew Harper propuso marcar el 26 de mayo como el "Día de John Wayne" en California. [151] Esta resolución fue anulada por una votación de 35 a 20, debido a las opiniones de Wayne sobre la raza y su apoyo a organizaciones controvertidas como la Sociedad John Birch y el Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara. [151] [152]

Icono estadounidense Editar

Wayne se elevó más allá del reconocimiento típico de un actor famoso al de un ícono perdurable que simbolizaba y comunicaba los valores e ideales estadounidenses. [153] Usando el poder de la comunicación a través del cine mudo y la radio, Wayne jugó un papel decisivo en la creación de una cultura nacional a partir de áreas despreciadas de los EE. UU. E hizo posible la creación de un héroe nacional. [154] A la mitad de su carrera, Wayne había desarrollado una imagen más grande que la vida y, a medida que avanzaba su carrera, seleccionó roles que no comprometerían su imagen fuera de la pantalla. [155] Wayne encarnó el icono de la fuerte masculinidad estadounidense y el fuerte individualismo tanto en sus películas como en su vida. [156] En una fiesta en 1957, Wayne confrontó al actor Kirk Douglas sobre la decisión de este último de interpretar el papel de Vincent van Gogh en la película. Codicia por vida, diciendo: "Cristo, Kirk, ¿cómo puedes interpretar un papel como ese? Quedamos muy pocos de nosotros. Tenemos que interpretar personajes fuertes y duros. No estos maricas débiles". [157] Sin embargo, el actor Marlon Brando fue notablemente crítico de la personalidad pública de Wayne y de la insensibilidad cultural de los personajes de Wayne, argumentando sobre El show de Dick Cavett que, "A nosotros [los estadounidenses] nos gusta vernos a nosotros mismos como quizás nos ve John Wayne. Que somos un país que defiende la libertad, la rectitud, la justicia", antes de agregar que "simplemente no se aplica". [158] [159]

El ascenso de Wayne a ser el héroe de guerra cinematográfico por excelencia comenzó a tomar forma cuatro años después de la Segunda Guerra Mundial, cuando Arenas de Iwo Jima (1949) fue lanzado. Sus huellas en el teatro chino de Grauman en Hollywood se colocaron en concreto que contenía arena de Iwo Jima. [160] Su estatus se hizo tan grande y legendario que cuando el emperador japonés Hirohito visitó los Estados Unidos en 1975, pidió conocer a John Wayne, la representación simbólica del antiguo enemigo de su país. [161] Del mismo modo, cuando el líder soviético Nikita Khrushchev visitó los Estados Unidos en 1959, hizo dos solicitudes: visitar Disneyland y conocer a Wayne. [162]

En el Heraldo de la película En la encuesta de las diez mejores estrellas occidentales que hacen dinero, Wayne fue incluido en la lista en 1936 y 1939. [163] Apareció en una publicación similar. Taquilla encuesta en 1939 y 1940. [164] Si bien estas dos encuestas son en realidad una indicación solo de la popularidad de las estrellas de la serie, Wayne también apareció en la encuesta Top Ten Money Makers de todas las películas de 1949 a 1957 y de 1958 a 1974, ocupando el primer lugar en 1950, 1951, 1954 y 1971. Con un total de 25 años en la lista, Wayne tiene más apariciones que cualquier otra estrella, superando a Clint Eastwood (21) que ocupa el segundo lugar. [165]

Wayne es el único actor que aparece en todas las ediciones de la encuesta anual Harris Poll of Most Popular Film Actors, y el único actor que aparece en la lista después de su muerte. Wayne estuvo entre los diez primeros en esta encuesta durante 19 años consecutivos, comenzando en 1994, 15 años después de su muerte. [166]

Fundación contra el cáncer John Wayne Editar

La Fundación contra el Cáncer John Wayne se fundó en 1985 en honor a John Wayne, después de que su familia concediera el uso de su nombre (y fondos limitados) para la lucha continua contra el cáncer. [167] La ​​misión de la fundación es "aportar valor, fuerza y ​​determinación a la lucha contra el cáncer". [167] La ​​fundación proporciona fondos para programas innovadores que mejoran la atención al paciente con cáncer, incluida la investigación, la educación, la concienciación y el apoyo. [167]

Disputa con la Universidad de Duke Editar

John Wayne Enterprises, con sede en Newport Beach, California, una empresa operada por los herederos de Wayne, vende productos, incluido el bourbon puro de Kentucky, que lleva la marca "Duke" y utiliza la imagen de Wayne. Cuando la compañía intentó registrar la imagen que aparece en una de las botellas, la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, presentó una notificación de oposición. Según documentos judiciales, Duke ha intentado tres veces desde 2005 evitar que la empresa registre el nombre. La empresa solicitó una declaración que permitiera el registro de su marca. La demanda de la compañía presentada en un tribunal federal dijo que la universidad "no era dueña de la palabra 'Duke' en todos los contextos para todos los propósitos". La posición oficial de la universidad era no objetar siempre que la imagen de Wayne apareciera con el nombre. [168] El 30 de septiembre de 2014, el juez federal del condado de Orange, California, David Carter, desestimó la demanda de la empresa y decidió que los demandantes habían elegido la jurisdicción incorrecta. [169]

Entre 1926 y 1977, Wayne apareció en más de 170 películas y se convirtió en una de las estrellas de taquilla más importantes de Estados Unidos. Solo Clark Gable vendió más boletos que Wayne, aunque los precios de los boletos pagados durante el lapso de sus respectivas carreras no son realmente proporcionales. [ cita necesaria ] [ aclaración necesaria ] Si bien ambos hombres comenzaron a actuar en la pantalla al mismo tiempo, la altura de la celebridad de Gable precedió a la de Wayne en aproximadamente quince años.

  • Wayne rechazó el papel principal en la película de 1952 Mediodía porque sintió que la historia de la película era una alegoría contra las listas negras, que él apoyó activamente. En una entrevista de 1971, Wayne dijo que consideraba Mediodía "la cosa más antiestadounidense que he visto en toda mi vida", y que "nunca se arrepentiría de haber ayudado a expulsar del país al guionista Carl Foreman [que luego fue incluido en la lista negra]". [23]: 142
  • Una leyenda urbana dice que en 1955, Wayne rechazó el papel de Matt Dillon en la serie de televisión de larga duración. Gunsmoke y recomendó a James Arness en su lugar. Si bien sugirió a Arness para el papel y lo presentó en un prólogo del primer episodio, ninguna estrella de cine de la estatura de Wayne habría considerado un papel televisivo en ese momento. El biógrafo de [170] Lee Hill escribió que el papel del Mayor T. J. "King" Kong en Dr. Strangelove (1964) se escribió originalmente pensando en Wayne, y que Stanley Kubrick le ofreció el papel después de que Peter Sellers se lesionara el tobillo durante la filmación, lo rechazó de inmediato. [171]
  • En 1966, Wayne aceptó el papel de Major Reisman en La docena sucia (1967), y le pidió a Metro-Goldwyn-Mayer algunos cambios en el guión, pero finalmente se retiró del proyecto para hacer Los boinas verdes. Fue reemplazado por Lee Marvin. [172]
  • Aunque Wayne hizo campaña activamente por el papel principal en Harry el sucio (1971), Warner Bros. decidió que a los 63 años era demasiado mayor y eligió a Clint Eastwood, de 41 años. [173]
  • El director Peter Bogdanovich y el guionista Larry McMurtry lanzaron una película en 1971 llamada Calles de Laredo que co-protagonizaría Wayne junto con James Stewart y Henry Fonda. Lo concibieron como un western que bajaría el telón final de los westerns de Hollywood. Stewart y Fonda aceptaron aparecer en él, pero después de una larga consideración, Wayne lo rechazó, citando su sensación de que su personaje era más subdesarrollado y poco interesante que los de sus compañeros de reparto, que se basó en gran medida en la recomendación de John Ford después de leer detenidamente el texto. El proyecto se archivó durante unos veinte años, hasta que McMurtry reescribió y amplió el guión original coescrito con Bogdanovich para hacer la novela y la miniserie de televisión posterior. Paloma solitaria, con Tommy Lee Jones en el papel de Wayne y Robert Duvall interpretando el papel originalmente escrito para Stewart en la extremadamente popular miniserie. le ofreció a Wayne el papel de Waco Kid (eventualmente interpretado por Gene Wilder) en Sillas de montar calientes (1974). Después de leer el guión, Wayne se negó, temiendo que el diálogo fuera "demasiado sucio" para su imagen familiar, pero le dijo a Brooks que sería "el primero en la fila" para ver la película. [174] [175] ofreció a Wayne y Charlton Heston el papel del mayor general Joseph Stilwell en 1941 con Wayne también considerado para un cameo en la película. Después de leer el guión, Wayne decidió no participar debido a problemas de salud, pero también instó a Spielberg a no continuar con el proyecto. Tanto Wayne como Heston sintieron que la película no era patriótica. Spielberg recordó: "[Wayne] tenía mucha curiosidad, así que le envié el guión. Me llamó al día siguiente y me dijo que sentía que era una película muy poco estadounidense, y que no debería perder el tiempo haciéndola. Dijo , 'Sabes, esa fue una guerra importante, y te estás burlando de una guerra que costó miles de vidas en Pearl Harbor. No bromees sobre la Segunda Guerra Mundial' ". [176]

Premios de la Academia Editar

Premios Globo de Oro Editar

Premios Grammy Editar

Premio Brass Balls Editar

En 1973, El Harvard Lampoon, un periódico satírico dirigido por estudiantes de la Universidad de Harvard, invitó a Wayne a recibir el premio The Brass Balls Award, creado en su "honor", después de llamarlo "el mayor fraude de la historia". Wayne aceptó la invitación como una oportunidad para promocionar la película recientemente estrenada. McQ, y un convoy del ejército de Fort Devens se ofreció a llevarlo a Harvard Square en un vehículo blindado de transporte de personal. [179] [180] La ceremonia se llevó a cabo el 15 de enero de 1974 en el Harvard Square Theatre y el premio se presentó oficialmente en honor al "sobresaliente machismo y afición por golpear a la gente" de Wayne. [181] Aunque el convoy fue recibido con protestas por miembros del Movimiento Indígena Americano y otros, algunos de los cuales lanzaron bolas de nieve, Wayne recibió una ovación de pie del público cuando subió al escenario. [179] Se inició una investigación interna sobre la participación del Ejército en el día. [180]


Wayne Steven Smith

Wayne Steven Smith murió después de una batalla de 5 meses contra el cáncer el sábado 18 de julio de 2015 en Season's Hospice. Nació el 20 de septiembre de 1955 de Russell y Lucille Smith en Rochester MN. Se graduó de Stewartville High School con la clase de 1973.

Wayne era un gran trabajador que se había criado en la granja familiar en SW Rochester y luego se convirtió en un carpintero autónomo, enmarcado, techado y revestimiento de casas en el área del sur de Minnesota durante más de 30 años. Fue el fundador y socio de su familia en el antiguo granero de muebles Amish en Oronoco.

Wayne era un ávido cazador y pescador que amaba la naturaleza. Cazó a lo largo de los Estados Unidos continentales, Alaska y África. Pasó mucho tiempo en la cabaña familiar en Ely. Fue miembro del Safari Club International y del Southern Minnesota Sportsman's Club en Rochester. En Alaska, Wayne fue certificado como asistente de guía con licencia. En su juventud compitió en el deporte del tiro con rifle de calibre pequeño.

Wayne era un hombre generoso al que le encantaba pasar tiempo con su familia, amigos y perros. Dondequiera que iba, disfrutaba hablando con la gente. Él vivió la vida al máximo.

Se echará mucho de menos a Wayne. Le sobreviven sus hermanas Susan (Jim) Bartels, Carolee Schandorff, su hermano Daryl (Melinda) Smith, sus tías Margo (Bill) Mestad, Betty Ann Christenson, Mary Ann Smith, sus sobrinas Brenda (David) Gregory, Terra Schandorff, Telisha. Vandewalker, Tatia (Al) Jostock, Heather Smith, Lisa (Dan) Mcpherson, sus sobrinos Nathan Smith, JJ (Janet) Bartels, 9 sobrinas nietas, 3 sobrinos nietos y muchos primos especiales en Minnesota, Wisconsin y Colorado.

Le precedieron en la muerte sus padres, abuelos, su cuñado Terry Schandorff y su sobrino Aaron.

El servicio conmemorativo de Wayne será a las 11:00 a.m. el viernes 24 de julio de 2015 en River Park Chapel en Macken Funeral Home, con el reverendo Pat Thomas oficiando. El entierro será en el cementerio Grandview Memorial Gardens en Rochester. El velorio se realizará a partir de las 5:00 p.m. hasta las 8:00 p.m. el jueves 23 de julio de 2015 en la funeraria y una hora antes del servicio el viernes.

Condolencias

La familia de Wayne Steven Smith ha recibido las siguientes condolencias.

Descansa en paz Wayne: siempre recordaré tu sonrisa. Oraciones a la familia.

- Ruth Ann Singer
Añadido el 24 de julio de 2015

No se pronunciaron palabras de despedida.

Se fue antes de que nos diéramos cuenta.

Aunque Wayne ya no está por aquí,

Los recuerdos de él permanecen en nuestros corazones.

- Greg y Debbie Dukart
Añadido el 23 de julio de 2015

Me entristece muchísimo enterarme del fallecimiento de Wayne. Wayne y yo (y Daryl) tuvimos muchas aventuras juntos hace muchos años, nunca un momento aburrido. ¡Realmente era uno de los buenos! Mi más sentido pésame para todos ustedes, especialmente para ti Daryl, sé lo cerca que estaban ustedes dos. Que se sienta cómodo sabiendo que Wayne está en paz y sin dolor. Con muy buenos recuerdos, Terri McConnell

- Terri McConnell
Añadido el 22 de julio de 2015

Deseamos expresar nuestro más sentido pésame a la familia de Wayne. Daryl y Wayne trabajaron muchas horas reparando el techo de nuestra antigua casa y construyendo nuevos escalones y barandas. Hicieron un trabajo asombroso. Maravillado por todos los maravillosos viajes de los que Wayne nos habló. Sabemos que todos ustedes tendrán buenos recuerdos de este buen hombre. Dios te conceda la paz.

- John Paul y Jan Jones
Añadido el 22 de julio de 2015

Lamentamos mucho su pérdida. Parece que cuanto más fuerte amamos, más difícil es cuando perdemos a alguien. Puedo decirte que el dolor nunca desaparece, pero se vuelve más fácil de desnudar. Nuestras oraciones están con ustedes y recuerden siempre que nuestros seres queridos caminan entre nosotros siempre. Descansa en paz Wayne

- Liz Blom / Curt Smith
Añadido el 22 de julio de 2015

Me entristeció mucho oír hablar de Wayne. Tengo muchas fotos de caza de Wayne colgadas en mi garaje y tan buenos recuerdos de él y de toda la familia. Mi más sentido pésame para todos ustedes.

- Dayton Kruger
Añadido el 21 de julio de 2015

Lo siento por tu pérdida. Pasé mucho tiempo en Amish Furniture Barn. Todos los que conocí en la familia siempre fueron muy amables conmigo. Gracias por esos recuerdos y que descanse en paz Wayne.

- Keysha Hoehne
Añadido el 21 de julio de 2015

ROTURA. Wayne. mi más sentido pésame a la familia Smith. Wayne fue un gran tipo y un gran maestro, me enseñó a ser carpintero y por eso le agradezco ... era el tipo de hombre que podía ver lo bueno en cualquiera y estaba dispuesto a dar una oportunidad incluso a la peor. Él será extrañado por muchos. Descansa en paz Wayne

- Trevor (masticable) Knudson
Añadido el 21 de julio de 2015

Nuestras condolencias a la familia. Wayne era un gran tipo y tuvimos el privilegio de conocerlo, ¿verdad?

- Stevenson Insurance, Inc
Añadido el 21 de julio de 2015

RIP Wayne. Recuerdo haberlo escuchado pasar por todas sus aventuras de caza. Mi más sentido pésame para toda la familia.

- John Buckingham
Añadido el 20 de julio de 2015

Siento mucho oír hablar de la muerte de Wayne. Peleó la batalla duro y fuerte. ¿Extrañaré ver su rostro sonriente en los lugares de trabajo? Ahora está intercambiando billetes con el mejor carpintero de todos, nuestro Señor Jesucristo. ¡Estoy seguro de que se pondrá al día con mi padre y también intercambiará grandes historias de caza! RIP Wayne


Roncalli nombra a Wayne Smith como entrenador de baloncesto masculino

Aberdeen Roncalli contrató a Wayne Smith como su nuevo entrenador de baloncesto masculino el lunes.

Smith fue el entrenador principal de baloncesto masculino en Hitchcock-Tulare desde la temporada 2016-17 hasta la temporada 2018-19 y terminó con un récord de 19-45. Antes de eso, pasó siete años como entrenador asistente de baloncesto masculino en Colman-Egan.

"Sé que (Roncalli tiene) una rica tradición en el baloncesto", dijo Smith. "Ganaron el campeonato estatal en 2015. Estoy orgulloso de representarlos como estudiantes y estudiantes-atletas".

El co-director atlético Terry Dosch dijo que Wayne tuvo una muy buena entrevista y es una persona impresionante para visitar.

"Tiene una gran experiencia como entrenador de baloncesto", dijo Dosch. "Tiene una maestría en consejería. Es el director ejecutivo de Smith Solution Corporation, que es una especie de entrenador de vida para entrenadores ".

Según el sitio web de Smith Solutions Corp., "Smith Solutions Corporation es una agencia de consultoría de base diversa que busca empoderar a las personas y organizaciones para que se conviertan en miembros productivos e inspiradores de sus comunidades y redes globales".

Smith agregó: “Es una empresa privada que motiva a las personas. También hacemos charlas motivacionales y conferencias magistrales ".

Smith jugó baloncesto universitario en Augustana y recibió su licenciatura en 1996. Obtuvo una maestría en el estado de Dakota del Sur en 2008.

"También ha trabajado mucho en la AAU", añadió Dosch. "Viaja por todo el estado y ha hecho bastante de eso".

Smith dijo que está entusiasmado con su nuevo trabajo.

"Estoy tratando de zambullirme de frente", dijo Smith. “Intente construir este programa a las alturas que solía tener. Traiga una cultura completamente nueva y vea cómo funciona ".

Dosch agregó: "Creemos que Wayne será una gran adición al personal de Cavalier".


Wayne S. Smith - Historia

Horca en Fort Smith, Arkansas.
Cal Whitson era alguacil adjunto de los Estados Unidos cuando seis
los hombres fueron ahorcados de inmediato en la horca de Fort Smith
el 16 de enero de 1890.

Algunos puntos de referencia reales de & quotTrue Grit & quot.

El lanzamiento de Hollywood a finales de 2010
remake de la película clásica & quotTrue Grit & quot trae
la famosa historia de la justicia del Viejo Oeste y un
áspero y duro mariscal adjunto de un solo ojo
llamado Rooster Cogburn de vuelta a la vida.

El nombre & quotRooster Cogburn & quot era famoso
incluso antes que el gran actor John Wayne
llevó al personaje a la pantalla grande en el
clásicos del cine & quotTrue Grit & quot (1969) y & quotRooster
Cogburn & quot (1975). Wayne, sin embargo, ganaría
su primer y único premio de la Academia por jugar
el papel.

Se origina la leyenda de Rooster Cogburn
de la novela True Grit (1968) por notado
Charles Portis, autor de Arkansas. El libro es
contado con la voz del joven Mattie Ross, un
Niña de 14 años que contrata a un diputado de EE. UU.
mariscal llamado Rooster Cogburn para cazar
un hombre llamado Tom Chaney que es
acusada de asesinar a su padre. Los dos,
acompañado por un Texas Ranger, partió hacia el
desierto para encontrar a Chaney.

Aunque es solitario y rara vez habla
sobre su trabajo, Portis ha dicho que Gallo
Cogburn era en realidad un compuesto de hombres.
Crecer en Arkansas y luego estudiar en
la Universidad de Arkansas, escuchó a muchos
historias sobre los alguaciles adjuntos que
trabajó desde Fort Smith bajo & quotHanging
El juez Isaac C. Parker traerá la ley y el orden
al Territorio Indio de Oklahoma, que
había sido invadido por forajidos durante el
años después de la Guerra Civil.

Nombrado juez de distrito de los EE. UU. Para el Oeste
Distrito de Arkansas por el presidente Ulysses S.
Grant, Parker en realidad se opuso a la muerte.
pena, pero se conoció como el & quot
juez & quot de Fort Smith porque envió más
hombres a la muerte en la horca que cualquier
otro juez federal en la historia de Estados Unidos. La Ley
se le pidió que lo siguiera, no ofreció ningún otro
pena que la muerte por muchos de los delitos que
fueron procesados ​​en su tribunal. Su sala de audiencias,
horca restaurada y el infame & quot; infierno en
la cárcel de Border & quot se conservan hoy en Fort
Sitio histórico nacional de Smith.

La historia contada en el libro. True Grit es ficticio,
pero fuertemente basado en las hazañas de tales
agentes de la ley como & quot; Diablos & quot; Thomas & quot; Cal & quot; Whitson,
Bass Reeves y otros. Todos fueron anotados
pistoleros que lucharon contra bandas de forajidos a lo largo del
frontera occidental (entonces la frontera de Arkansas
y Oklahoma) para salvar a los residentes decentes
de las naciones indias de estos criminales.

La corte de Parker fue única para su época en que
contrató alguaciles adjuntos de varias razas y
antecedentes. Además de los hombres de la ley blancos
como Thomas y Whitson, también hubo
Mariscales adjuntos indios y negros. Entre
este último fue Bass Reeves, quien derribó
catorce hombres durante su vida. Para más sobre
su historia, por favor lea la de Juliet L.Golanska
artículo fascinante: Diputado afroamericano
Alguaciles en Arkansas.

El hombre que muchos creen que fue el real
Rooster Cogburn, sin embargo, era diputado de EE. UU.
Mariscal Calvin Whitson, el único tuerto
alguacil adjunto para servir en el juez Parker
Corte.

Nacido en 1845, Cal Whitson creció en el
Área de Plumerville de Arkansas. El 24 de octubre
1863, un mes antes de cumplir los 18 años,
fue contra la corriente de muchos hombres de
Arkansas y se alistó en el ejército de la Unión.

Las tropas federales luego controlaron partes de la
estado y Whitson se alistó en la Compañía B,
3ra Caballería de Arkansas en Lewisburg. Él tuvo
sirvió alrededor de un año cuando recibió una
herida grave en el lado izquierdo de la cara
que resultó en la ceguera de su ojo izquierdo. Como
como resultado, fue declarado discapacitado por el
Ejército de los Estados Unidos el 13 de octubre de 1864 y
dado de alta dos días después. Por el resto de su
vida que llevaba su sombrero tirado hacia abajo sobre su izquierda
ojo para ocultar la herida.

Cal Whitson tuvo una gran vida para su época. Su
descendientes informan que estuvo casado cuatro
veces y tuvo cinco hijos. El puede tener
Pasé algún tiempo como representante de la ley en Texas, pero
pasó gran parte de su vida en las ciudades de Arkansas
de Bloomer y Fort Smith. Se convirtió en un
Mariscal adjunto en 1889 después de que su hijo, Billy,
fue asesinado el año anterior en un tiroteo con
los forajidos Wesley y Watie Barnett.

En 1890, Cal Whitson estaba experimentando
dolor severo en su ojo izquierdo ciego. Un equipo de
los médicos de Fort Smith extrajeron el órgano.

Whitson tuvo una valiente carrera como abogado,
ayudar a llevar a los forajidos ante la justicia en Juez
Palacio de justicia de Parker. Como todos los hombres que
sirvió como alguaciles adjuntos de Fort Smith,
era un experto con una pistola. También vio en
al menos una masa colgando como la que se muestra
en la película & quotTrue Grit & quot.

El 16 de enero de 1890, seis forajidos condenados:
Harris Austin, John Billy, Jimmon Burris,
Sam Goin, Jefferson Jones y Thomas
Willis - todos fueron ahorcados al mismo tiempo en
la horca de Fort Smith. Todo había sido
condenado por asesinato. El juez Parker había
originalmente condenó a nueve hombres a morir ese día,
pero tres se salvaron mediante procedimientos judiciales.

Según sus registros de pensiones militares, Cal
Whitson murió el 18 de febrero de 1926 en Fort
Smith, Arkansas.

Como se señaló, Portis ha dicho que el personaje
Rooster Cogburn es un compuesto de real
agentes de la ley. Sin embargo, parece innegable que
Cal Whitson proporciona gran parte de la inspiración
para Cogburn.

Era el único ayudante tuerto de Fort Smith
Mariscal. Había servido en la Guerra Civil y
un hombre llamado Whitson, posiblemente un pariente,
fue asesinado en un incidente similar al
descrito por el asesinato del padre de
Mattie Ross en el libro & quotTrue Grit & quot.

Además, es curioso observar que algunos de
las notas en el registro de servicio militar de Whitson
fueron hechos por un empleado de Archivos Nacionales
llamado Daggett. Ese nombre es familiar para todos
fans de la película de John Wayne & quotTrue Grit & quot como el
El personaje de Mattie Ross habla a menudo con
reverencia del & quot; Abogado Daggett & quot.

La evidencia es circunstancial pero contundente de que
Cal Whitson era el "real" Rooster Cogburn.


Todo el mundo está equivocado Los buscadores

John Wayne en Los buscadores (Warner Bros.)

El mejor western de todos los tiempos. . . no lo es. Aunque Los buscadores es aclamada regularmente como el mejor ejemplo de su género y una de las mejores películas de cualquier tipo (la séptima mejor de todos los tiempos, según la encuesta decenal Sight & amp Sound), la película de John Ford de 1956 es mediocre durante la mayor parte de su tiempo de ejecución. Casi todos los elogios provienen de dos elementos: sus minutos finales (en particular, su ambigua pero hermosa toma final, una de las más duraderas en la historia del cine) y la brutalidad inusual de la interpretación de John Wayne del héroe de la película Ethan Edwards. La aclamación proviene de obsesivos que han visto la película tantas veces que ven cosas que simplemente no existen, a menudo motivados por un odio izquierdista hacia la mitología estadounidense que, por decirlo suavemente, Ford y Wayne no compartían. Un western convencional de mediados de siglo se convirtió de alguna manera en la alegoría de los indios y vaqueros favorita de la izquierda, una metáfora de Vietnam, El macartismo y los derechos civiles era.

Decide por ti mismo (Los buscadores se está ejecutando en la aplicación Watch TCM y el servicio a pedido relacionado hasta el 19 de abril), pero luego compárelo con mi western tradicionalista favorito, el enormemente superior épico de 1948 de Wayne río Rojo (transmisión en Amazon Prime).

Aparte de su impresionante fotografía de Monument Valley, Los buscadores es en su mayoría cursi y poco escrito. (Siguen los spoilers.) Ethan Edwards, de Wayne, un soldado confederado que regresa, se detiene en la casa fronteriza de su hermano en el oeste de Texas en 1868 y siente una aversión inmediata por el hijo adoptivo del hermano, Martin (Jeffrey Hunter) porque el joven tiene la piel un poco más oscura que indica algunos indios. ascendencia. En una redada comanche, todos menos Martin y Ethan mueren o son capturados, y los dos hombres pasan cinco años rastreando al jefe, Scar (Henry Brandon), para encontrar a la sobrina desaparecida de Ethan, Debbie (Natalie Wood). Para cuando la encuentran, está completamente asimilada al Comanche y no quiere volver a los blancos. Ethan decide que ha sido contaminada por el mestizaje y trata de matarla, detenido por Martin. Los minutos finales de la película contienen dos cambios repentinos e inexplicables de corazón: Debbie decide volver a los blancos, y Ethan decide rescatarla en lugar de asesinarla, aparentemente de improviso.

Ford fue principalmente un pintor de cuadros y, como muchas de sus películas, esta adolece de diálogos que son casi completamente planos y funcionales. La partitura de Max Steiner es típicamente autoritaria y melodramática. La actuación (especialmente de Hunter) es en su mayoría terrible. Una escena en la que los buscadores se encuentran con dos mujeres que se han puesto histéricas después de ser capturadas por los indios es tan ampliamente representada que es prácticamente un campamento. El romance entre Martin y su novia fronteriza, Laurie, es plomizo. El humor de payasadas (como cuando Ethan patea a una mujer india cuesta abajo o cuando Martin se cae dos veces sobre el mismo banco) es insoportable. A diferencia de Howard Hawks río Rojo, El personaje de Wayne no tiene un arco bien elaborado, solo un salto repentino de la furia a la bondad, y no se puede comparar la profundidad del vínculo Ethan-Martin con el que existe entre Thomas (Wayne) y Matt (Montgomery Clift) en la película anterior. río Rojo es shakesperiano. Los buscadores es simplemente bonito.

Los buscadores fue rechazado en gran medida tras su lanzamiento, y no obtuvo ninguna nominación al Oscar. El original New York Times La revisión de Bosley Crowther lo aborda completamente en términos de género, llamándolo un "western slambang" y señalando, "a pesar de todas las sospechas que despierta el lenguaje excesivo en sus anuncios, [es] realmente un western que resopla, tan descaradamente entretenido como venir . . . una gran cantidad de acción occidental que tiene la dureza del cuero y el aguijón de un látigo ". De Ethan, Crowther dice que su "pasión por la venganza está magníficamente incontaminada por la precaución o el sentimiento". Entonces: lo contrario de complicado.


Snub to City de Lil Wayne indigna a un oficial

El senador estatal Malcolm A. Smith de Queens dijo el miércoles que estaba "enojado", "desconcertado" y "sorprendido" por cinco palabras pronunciadas por el rapero Lil Wayne; cinco palabras que, a diferencia de otras letras de Lil Wayne, se pueden imprimir aquí en su totalidad: "No me gusta Nueva York".

“Hago una fuerte excepción a las palabras 'No me gusta Nueva York'”, dijo Smith, un demócrata. Llamó a una conferencia de prensa en Father Duffy Square, la isla entre las calles West 46th y West 47th, el miércoles para exigir una disculpa.

Lil Wayne, cuyo nombre de pila es Dwayne M. Carter Jr., hizo el comentario a MTV News en Las Vegas el lunes por la noche. Probablemente no fue una sorpresa para nadie, ya que Carter ha dejado en claro que actuar en la ciudad que nunca duerme no es una prioridad en su lista de tareas pendientes. Después de todo, fue arrestado después de su primer show en Manhattan, en 2007. Se declaró culpable de un cargo de armas y pasó ocho meses en Rikers Island.

Entonces, el Sr. Carter, originario de Nueva Orleans, tiene algo de historia con la ciudad. Aún así, Smith, quien dijo que su hija de 19 años, Amanda, es fan de Lil Wayne, dijo que estaba mal ser irrespetuoso con Nueva York. Smith dijo que creía que el comentario era el resultado de "un error de juicio mental" por parte de Carter.

“Si no le gusta Nueva York”, dijo Smith, “no tiene que venir a Nueva York. No tiene que vender sus productos aquí. Y quizás no vayamos a tus conciertos ".

Smith dijo que se enfrentó a Carter porque su distrito legislativo era "un pequeño lugar en la ciudad de Nueva York llamado Hollis, Queens, que es esencialmente el hogar y el origen del hip-hop". Se ofreció a reunirse con el Sr. Carter "en cualquier lugar, en cualquier momento", y agregó que esperaba que la agenda se ampliara para incluir una discusión sobre "cómo detener la violencia armada en nuestras ciudades".

El comentario de Carter se produjo dos días después de que se entregaran más de 500 armas en el marco de un programa policial de recompra de armas en Queens. El Sr. Smith fue uno de los funcionarios que patrocinó el intercambio, que prometió tarjetas bancarias de $ 200 a cambio de armas ilegales.

"Los neoyorquinos están perdonando a la gente", dijo. "Estamos dispuestos a perdonar a Lil Wayne si de hecho se disculpa sinceramente".


Ver el vídeo: Sam Smith - Stay With Me Official Video